CONSERVACIÓN AMBIENTAL

Carnavales en seco y sin seco: Lucas Verzbolovskis

Carnavales en seco y sin seco: Lucas Verzbolovskis Carnavales en seco y sin seco: Lucas Verzbolovskis
Carnavales en seco y sin seco: Lucas Verzbolovskis

Podría ser jocoso si no supiéramos que es una posibilidad. Los ríos se están secando. Dicen que el presente calentamiento es producto del fenómeno de El Niño, pero la realidad es que aquí el daño mayor es causado por la deforestación, algo difícil de revertir a corto plazo.

Aunque no todos participan, se sabe que Carnaval sin agua no es Carnaval, por lo que la situación es muy oportuna para hacer entender a todos que el cambio climático es real y afecta al país entero.

El problema con las predicciones apocalípticas es que justamente por parecer exageradas nadie las toma en serio. Imaginar a Panamá como territorio de Mad Max solo causaría escepticismo y bromas. Sin embargo, las estadísticas sobre deforestación, temperatura y niveles de agua que han recopilado el Canal de Panamá y el Instituto Smithsonian no son broma y deben ser tomadas con un sentido de urgencia impostergable.

Temperaturas a niveles nunca antes vistos, falta de agua y electricidad, pérdida de cosechas, de ganado vacuno y lechero, reducción del calado del Canal, no son ni exagero ni especulación: son hechos reales y actuales. La evidencia está a la vista de todos.

Por eso el momento es más que propicio para pensar qué se debe hacer. Hay que felicitar a Ildea (Instituto Latinoamericano de Estudios Avanzados) y a la Capac (Cámara Panameña de la Construcción) por organizar conversatorios sobre esa materia, porque aunque estemos tarde, hay que empezar por algún lado y pronto.

El reconocido antropólogo, sociólogo y experto en temas ambientales Stanley Heckadon recomendó con vehemencia que se declare Parque Natural Protegido la cuenca del río Indio y otros ríos cuyas cuencas aún no han sido afectadas. Por otro lado, el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, sugirió que no se utilicen los lagos de la cuenca del Canal como toma de agua para el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan). Desafortunadamente pareciera que estas recomendaciones no han sido escuchadas, ya que se habla de hacer justo lo contrario. Recordemos que el propio Canal es el mejor ejemplo de que la conservación ambiental es rentable.

Otras organizaciones y gremios deberían sumarse y promover la realización de tormentas –si no de agua, por lo menos de ideas– para aterrizar en recomendaciones puntuales.

Ninguno de nuestros dos vecinos sufre de falta de agua. Eso se debe a que hace años tomaron las medidas acertadas para concientizar a su población que proteger la naturaleza es el futuro.

Aquí, sin embargo, los promotores de bienes raíces hacen lo posible para reemplazar reservas forestales y humedales por urbanizaciones. Cualquiera que pase por el corredor Sur se da cuenta de que algo grave sucede con los humedales: se están secando. Por coincidencia, contiguo se observa movimientos de tierra y construcciones, por lo que se sospecha que las autoridades, violando la Convención Ramsar, siguen extendiendo permisos de construcción en detrimento de esos humedales vitales para la generación de lluvia.

Hace pocos días la noticia que piensan licitar la concesión de una toma de agua en el lago Bayano causó preocupación pero por razones equivocadas. Se centró en si es privatización o no. La pregunta debió ser: ¿dónde quedará esa toma de agua?

Siguiendo entonces con la tormenta de ideas, aquí van cinco:

1- Desalinizar y potabilizar agua de mar. California lo está haciendo. Israel y Holanda también y ¡aparentemente son costeables!

2- Utilizar los 55 millones de galones que “consume” cada barco que pasa por el Canal para generar energía y/o agua potable con tomas de agua pos-esclusas.

3- Enseñar a nuestros agricultores a cultivar más eficientemente con menos agua.

4- Exigir que los rascacielos que adornan la Ciudad de Panamá tengan paneles de generación de energía solar en vez de solo vidrio, y que las casas y bodegas instalen paneles solares en sus techos.

5- Incentivar la población a cuidar los humedales y reservas forestales y sancionar enérgicamente aquellos que los afecten, creando una cultura de protección al ambiente.

Sean estas ideas factibles o no, es imperativo si se quiere mantener un crecimiento económico de 6% al año, proteger las fuentes de agua para la población y para el Canal.

PD: se perdió una oportunidad de convertir este Carnaval en generador de acciones a favor del agua. La “cordura” de carnaval prevaleció.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código