DOCUMENTO HISTÓRICO

Los 800 años de la ‘Carta Magna’: Lisímaco Jacinto López y López

Un día como hoy lunes 15 de junio, en 1215, el rey Juan I, “sin tierras”, de Inglaterra, señor de Irlanda y demás yerbas aromáticas, suscribe un compromiso político con los principales nobles que se habían rebelado, abiertamente contra él y que exigían un documento escrito que les protegiera contra sus opresivas medidas.

Para sus peticiones, los nobles se inspiraron en la Carta de Libertades (Carta Libertatum) que alrededor de 1100, Enrique I suscribe, comprometiéndose a respetar los derechos de la Iglesia y los nobles.

El 10 de junio de 1215 en Runnymede, se presentan las peticiones (Articles of the Barons) y las dos partes acuerdan que el arzobispo de Canterbury les presente un borrador para dar forma al documento final, como un “acuerdo de paz” que diera fin a la rebelión de los nobles.

El documento aprobado se componía de 63 artículos, que se puede resumir así: El artículo 1 es el preámbulo, muy elaborado apelando a la gracia de Dios, a cumplirlo y a que el papa Inocencio III lo confirme. Del artículo 2 al 8 se establece la protección de los herederos y las viudas de los feudatarios, del artículo 9 al 11 se trata sobre los préstamos y deudas; del artículo 12 al 16 se “delimitan” los deberes de los vasallos; del artículo 17 al 19 se disponen los procesos judiciales; de los artículos 20 al 25 se trata la materia de multas y otras cargas; los procedimientos en casos de la muerte de un deudor se trata en los artículos 26 y 27; los frenos a diversos abusos del rey y sus autoridades son consignados en los artículos del 28 al 37; de los artículos 38 al 40 se consagra el “debido proceso” para imponer algunas penas; la “libertad de tránsito” está consagrada en los artículos 41 y 42. La “reparación de distintos agravios” y nuevos mecanismos para reparar abusos y casos concretos en los artículos 43 al 55; la reparación de agravios a Gales y Escocia en los artículos 56 al 59; las “garantías de paz y libertad y el Comité de 25 nobles” en los artículos 60 al 62 y las conclusiones, en el artículo 63.

Este acuerdo fue incumplido desde el principio. El rey Juan I pidió ayuda al papa Inocencio III, quien anuló el documento mediante una bula.

En 1216 muere Juan I, “sin tierras” y lo sucede su hijo de nueve años Enrique III, que al cumplir su mayoría de edad, en 1225, promulga una versión revisada, con mayor vigencia, tendiente a acabar el conflicto con los barones y que en 1297 pasó a formar parte del Estatuto del Reino.

Si leemos las peticiones (Articles of the Barons) de 1215, no encontramos visos democráticos, ni se aboga por los derechos humanos ni por las libertades individuales. Este documento se ha constituido en un “mito político”, que es solo producto de su tiempo para resolver conflictos entre pares de la misma clase social (pero sí fue la primera vez que se intentó delimitar el poder real y someterlo a la ley).

Juristas y cientistas políticos podemos concluir que el acuerdo entre Juan I y los barones, llamado Carta Magna, sí establece, por primera vez un principio constitucional muy significativo: el poder del rey puede ser limitado por un consentimiento escrito.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código