ECONOMÍA

Centro Bancario, evolución y perspectivas: Manuel Castillero

El Centro Bancario Internacional de Panamá (CBI) se originó en la década de 1970, mediante una ley que creaba incentivos para el establecimiento de bancos extranjeros y nacionales. Además, estipulaba la creación del organismo regulador que supervisaría el funcionamiento del sector.

Desde entonces, el CBI representa un importante motor de crecimiento en la economía nacional.

En la región, Panamá fue el pionero en crear un centro de esta naturaleza, incluso primero que la ciudad de Miami, en Estados Unidos, y que algunas islas del Caribe. La consolidación del sector, a su vez, encontró asidero en ciertas características propias de la economía local que incluyen la ausencia de una banca central, así como el uso del dólar como moneda corriente.

Desde su creación, el CBI goza de una incuestionable estabilidad, excepción hecha en situaciones coyunturales como la crisis política que experimentó el país a finales de la década de 1980. Sin embargo, la solidez del sistema se constató tras la crisis que afectó los mercados mundiales, entre 2008 y 2009, provocada por los “bonos tóxicos”.

Las efectivas regulaciones y su política conservadora en cuanto al manejo de los portafolios de activos, caracterizadas por una adecuada diversificación de instrumentos de bajo riesgo, son algunos elementos destacables. Esto, en virtud de que constituyen un mecanismo natural que compensa de forma automática la entrada y salida de capitales y de recursos financieros a la economía panameña, lo que dota al país de estabilidad macroeconómica.

Según el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial 2014, Panamá ocupa la posición 22 (con una calificación de 4.8 sobre 7) de un total de 144 países, en cuanto a desarrollo y sofisticación de su sistema financiero. Hoy por hoy, el sector incluye 91 bancos, tanto nacionales como internacionales, y tiene activos por más de $100 mil millones.

Representa, además, una fuente importante de créditos que contribuyen a la consolidación de los sectores logístico, comercial y turístico, entre otros. Por si fuera poco, el CBI aporta entre el 8% y el 9% del producto interno bruto y genera más de 23 mil empleos directos.

Más allá de los avances del sector, emergen importantes desafíos en cuanto a consolidar su competitividad y solidez. De acuerdo con el Grupo de Acción Financiera Internacional, por ejemplo, en el mundo hay debilidades en materia de regulación para prevenir el blanqueo de capitales y la prevención del terrorismo.

En esa dirección se ha avanzado en la concepción de un plan de acción que ahora estaría pendiente instrumentar, y que resulta indispensable para consolidar la imagen de Panamá en el extranjero y evitar la posibilidad de que se adopten sanciones.

Esto último elevaría las tasas de intereses locales como consecuencia de la adopción de provisiones por parte de los bancos corresponsales de las respectivas entidades financieras que operan en el CBI. Esto, por supuesto, debilitaría el crecimiento económico interno y afectaría la imagen del país.

Otro elemento importante consiste en prevenir riesgos comerciales como los surgidos con respecto de la Zona Libre de Colón en cuanto a la recuperación de morosidades.

De igual importancia resulta volver a atraer a los bancos, principalmente de Estados Unidos y Europa, cuya presencia en el país ha ido disminuyendo de forma paulatina. Esto también elevaría la imagen de centro bancario global.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código