RUMBO A LA CUMBRE

Al César lo que es del César: Ramiro Guerra Morales

Justo es reconocer que el Estado panameño y los gobernantes actuales han obrado con sentido bolivariano, al colocar a nuestro país en el centro del hemisferio para que sirva de plataforma en la que todos los países de la región se darán cita y abordarán temas fundamentales como la equidad, la seguridad continental, la educación, etc. Este encuentro, de seguro, evoca otros del pasado en los que Panamá sirvió de anfitrión para que, aun en la diversidad de criterios encontrados y las posiciones contradictorias de los países del continente, se faciliten entendimientos (algunos bilaterales y otros multilaterales) los que logrados favorecen a todos los interlocutores y a los países que representan. Verbigracia, el tema de la apertura de diálogos y negociaciones reales entre Estados Unidos y Cuba, y la cuestión conflictiva entre el país del norte y la hermana república de Venezuela.

Estas son realidades que, ineludiblemente, alcanzan aspectos como el respeto a las soberanías nacionales, a la democracia, las libertades y los derechos humanos. El solo hecho de dialogar, sea bilateral o multilateralmente, ya constituye un avance.

Muy a pesar de sus detractores, por sus contenidos, ejes temáticos y objetivos, valen la pena los recursos invertidos en el encuentro. Obsérvese que no se trata solo de reuniones de mandatarios, sino que esos días de la Cumbre, de forma simultánea y paralela, se reunirán las fuerzas sindicales del continente, que hacen parte de ese movimiento mundial. También se darán cita los empresarios, la sociedad civil y la representación del mundo académico y científico universitario.

Siempre he sostenido que los panameños somos bolivarianos, de conciencia y corazón, por razones históricas, como el Congreso Anfictiónico de 1826, los diversos cónclaves de Contadora, y el papel de Panamá en la lucha por la paz en Centroamérica. Vayamos un poquito más lejos, nuestra formación económica, su carácter como ruta mundial en el comercio, en especial, el Canal de Panamá, por mandato de las normas pactadas nos conmina a manejar la diplomacia con sentido de neutralidad (permanente), tal como está consignado en el tratado que lleva el mismo nombre. Panamá gana cuando apuesta al diálogo y a la paz continental.

En este contexto tendrá enorme importancia la presencia del director general, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien se reunirá con varios sectores y con el Ejecutivo. Aprovecho para señalar la valía de estas reuniones, sobre todo, con el Presidente, quién está en mora con la OIT y con los trabajadores panameños, en cuanto a ratificar varios convenios de alcance estratégico para la democracia laboral de este país.

En muestra condición de panameño y latinoamericano auguramos éxito a estas reuniones y que Dios bendiga a todos los hermanos que, a propósito de la cumbre, se darán cita en nuestra patria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código