DIPLOMACIA

Tras 50 años de la decisión de Chiari: Carlos David Abadía Abad

La lucha por nuestra soberanía se inició desde el primer día de nuestra separación con Colombia; se dieron muchos acontecimientos durante todos esos años, como el rechazo de los tratados Filos-Hines, la siembra de banderas, y compatriotas que jugaron papeles primordiales en cada una de ellas: Carlos Iván Zúñiga, Carlos Arellano Lennox, Aquilino Boyd y muchos más. Los sucesos del 9, 10 y 11 de enero de 1964 fueron el evento que concluyó toda esa lucha por nuestra soberanía, y que la sangre derramada y vidas perdidas en esos acontecimientos no fueron en vano, gracias a la decisión digna, valiente y patriótica que el presidente Roberto F. Chiari asumió ese día al romper relaciones con Estados Unidos, la mayor potencia del mundo.

Meses antes, el presidente Chiari, después de haber tenido gran resistencia del presidente Kennedy de conceder más “espacio” a nuestros derechos sobre la antigua Zona del Canal, pudo lograr que nuestro emblema nacional ondeara al lado del de Estados Unidos. Había alcanzado otro peldaño más en la lucha por nuestra soberanía que a primera vista parecía solamente simbólica, pero que fue determinante para los acontecimientos del 9 de enero.

La actuación del presidente Chiari sobre el rompimiento con Estados Unidos tomó por sorpresa hasta a la izquierda criolla más radical. La historia cuenta que la noche del 9 de enero un grupo de líderes comunistas fue a la Presidencia para exigirle al mandatario que debía haber un pronunciamiento muy duro contra la potencia mundial; este los sorprendió al expresarles que acababa de romper relaciones. El doctor Adolfo Ahumada, que era unos de los integrantes de esa comitiva, al cuestionarle por el hecho, me lo confirmó.

Pero la acción del presidente Chiari no termino ahí. Escoge para presidir la comisión negociadora a uno de los mayores patriotas que nuestro país ha tenido, a pesar de que había sido un crítico muy incisivo de su gobierno, al licenciado Miguel A. Moreno. Él enfrentó las posiciones inaceptables norteamericanas que se negaban a que se realizara un nuevo tratado, ellos abogaban por una “revisión” del tratado vigente con la intención clara de que no se dieran cambios profundos. Moreno también tuvo que confrontar a países latinoamericanos que querían que Panamá cediera a las pretensiones del coloso del norte.

Los acuerdos Moreno-Bunker, firmados en abril de ese mismo año, fue el instrumento legal que permitió negociar años después los tratados de 1977. La inexistencia de ese acuerdo nos hubiera impedido rescatar nuestro Canal, o pudimos haber tenido mayores dificultades de obtener ese derecho, porque no existía ningún elemento legal que los obligará a negociar un nuevo tratado. La rectitud inquebrantable de Miguel Moreno y la dignidad del presidente Nino Chiari se impusieron a la posición de la mayor potencia.

Hoy, 50 años después, debemos sentirnos orgullosos de esos dos panameños, y si nos trasladamos a esos años en que Estados Unidos manejaba el mundo a su antojo, valoramos más la grandeza de esos dos grandes compatriotas.

Pero hoy también debemos valorar principios que se han perdido. Se impuso el interés nacional al interés personal. No hubo egoísmo político, se escogió a un opositor para liderar la misión más importante de nuestra historia. La posición digna del presidente no la utilizó como bandera política partidista, cuando en esos primeros meses de 1964 se desarrollaba un torneo electoral.

Claro que Ascanio Arosemena y los otros caídos esos días jugaron un papel determinante y hoy son héroes nacionales, pero si el presidente Chiari no hubiese tomado dicha decisión, se hubiera podido perder ese sacrificio de vidas y sangre.

Lo que sí tenemos que lamentar es el poco amor a la patria que hoy se tiene. Cuando estudiantes dudan qué celebramos el 3, 4, 5, 10 y 28 de noviembre, o el valor del 9 de enero. Los panameños en general ignoran el papel del presidente Chiari y el embajador Moreno. Cuando nuestros políticos gobernantes quieren confundir a los ciudadanos pobres otorgándoles regalos para comprar sus conciencias, en vez de darles las herramientas para que salgan con dignidad de la pobreza. Es humillante esa táctica de esclavitud que promueven para mantenerse en el poder.

Por otro lado, esperemos que las autoridades gubernamentales aprovechen este cincuentenario para que los estudiantes graduandos lean el libro Misión en Washington y se les instruya sobre las diferentes luchas de este pueblo tan noble.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código