CADENA LOGÍSTICA

China y la ampliación del Canal: Iván Andrés Montañez

Ante las necesidades cambiantes en el comercio marítimo internacional del siglo XXI, hay grandes expectativas entre la comunidad marítima por disponer de una dimensión del tráfico de carga por el Canal de Panamá. El volumen del comercio ha tenido un rápido surgimiento de China como centro de manufactura que estimula la expansión significativa del tráfico de contenedores desde Asia con destino a puertos en la costa este de Estados Unidos, que se verá favorecido con una vía ampliada como eje de la cadena de transporte apoyada en la plataforma logística de las terminales portuarias.

Las transformaciones, sin precedentes, del comercio marítimo mundial inspiraron la visión de los panameños para emprender la construcción de un tercer juego de esclusas que facilitara el tránsito de buques más largos y anchos, una realidad que también determinó la adecuación de puertos estadounidenses de la costa este, y en países suramericanos y caribeños, que realizan inversiones millonarias para prestar servicios eficientes a los buques de mayor calado que navegarán por el canal ampliado.

Mi formación y experiencia laboral en China me han enseñado que la esencia de la prosperidad alcanzada por esa nación se sustenta en la visión confuciana de “trabajar en provecho de generaciones venideras”. Es decir, la generación anterior planta los árboles para que la posterior se cobije bajo su sombra. Los líderes de ese país se empeñan en realizar el “sueño chino” para el 2020, con la esperanza de consolidar una sociedad modestamente acomodada, apoyada en una red de seguridad social incluyente del campo y la ciudad. No es posible prescindir de la historia ni de la cultura, porque son aspectos que marcaron el desarrollo económico de un país que influye de manera decisiva en los equilibrios mundiales. Una prueba evidente es la transformación de potencia emergente que con el núcleo obrero y la clase media más grande del mundo, en solo 30 años, sacó de la pobreza a más de 300 millones de personas, experiencia valorada como “la más importante revolución que ha conocido la humanidad en tiempos recientes”.

Panamá no se queda atrás, porque desde 2007 se inició la expansión del Canal anticipándose a importantes cambios que experimenta la logística mundial en el tráfico de trasbordo. En tal sentido los puertos locales han redefinido sus roles, adecuándose competitivamente al nuevo escenario. El “sueño panameño” más ambicioso del presente siglo es culminar la ampliación en los plazos que exige la industria marítima, incrementando el volumen de carga en el tráfico de post-panamax, con servicios de calidad a precios competitivos, lo que generará riquezas para alcanzar un estado de bienestar social con calidad de vida, mediante inversiones en salud, educación y en oportunidades de empleo para los panameños.

El flujo de productos manufacturados desde Asia a Estados Unidos y viceversa, con exportaciones de carbón y gas natural líquido, como el petróleo para Asia, se verá beneficiado con la ampliación del Canal, que pese a los atrasos experimentados será una ventaja competitiva para los exportadores de bienes y materias primas a bajos costos y con oportunidades de crecimiento, a tal punto que las navieras están empeñadas en reducir costos de transporte, acortar distancias de traslado y mejorar la eficiencia y seguridad del transporte. Ello no solo se logra con megabuques, sino con la reducción de distancias en el consumo de combustible.

China observa con grandes expectativas la ampliación, porque le permitirá dimensionar sus inversiones en el centro logístico panameño, posicionando sus productos en la cuenca del Océano Atlántico, lo que reduciría el tiempo de travesía y los costos de transporte. Pese a las diferencias abismales en lo económico, ambos países son actores del nuevo eje comercial en Asia-Pacífico. Por lo tanto, China podría afianzar su condición de socio estratégico del desarrollo logístico, como productor y distribuidor de mercaderías; mientras Panamá, con ventajas de conectividad, se enfrenta al imperativo de desarrollar zonas logísticas con servicios de valor agregado en el transporte, almacenaje, distribución, aprovisionamiento, expendio de combustible, cabotaje y reparaciones menores, que generarán beneficios a la economía nacional.

No es el momento de buscar culpables ante la insolvencia de los constructores que han causado atrasos a la ampliación. La Autoridad del Canal debe concluir el 30% pendiente de las obras por medio de un arreglo que no sea oneroso con la aseguradora o un contratista externo. No podemos perder el ritmo en la dinámica cualitativa de sintonizar al país de forma competitiva en las nuevas tendencias del comercio marítimo que lidera China. Es menester seguir posicionando, con seguridad, eficiencia y confiabilidad, el servicio que presta el Canal como parte estratégica de la cadena logística mundial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código