PREOCUPACIÓN CIUDADANA

Cinta al estilo norieguista: Patrizia Pinzón

La motivación de Noriega era clara: mantenerse en el poder, fuente eterna de negocios. ¿Suena conocido? Vamos bien.

Similitudes de hoy. La llamada cinta costera, que ya se sabe beneficia desarrollos inmobiliarios de amistades del Gobierno, ha detonado el uso de prácticas norieguistas por parte de la oficialidad. Pagar para las marchas, tratar de crear artificialmente una lucha de clases (¿con la esperanza de que se vuelva real?), mentirle al pueblo sobre sus verdaderos intereses, mentirle a los organismos internacionales. Aprovecharse de la inversión extranjera (que ha sido el verdadero motor del crecimiento económico del país en los últimos 10 años) para después alimentar la xenofobia, pagándole a un grupo de personas para que griten “gringos váyanse”, “italianos váyanse”, “europeos váyanse”, sin reparo alguno ni medir las consecuencias nefastas que bien pudieran empujarnos a convertirnos en una Venezuela.

Resulta inmoral cuando la realidad es que esos mismos extranjeros, acompañados de muchos panameños, son los que han revitalizado el Casco Antiguo en los últimos 10 años, cuando nadie creía en él. Crearon empleo permanente a través de sus negocios y siguen apoyando, fuertemente, la reconstrucción del tejido social a través de programas sociales y hasta de construcción de viviendas de interés social. Gracias a ellos, de un sitio peligroso, con balaceras diarias, hoy es una joya turística que desarrolla día a día su potencial.

En estos dos años, el Gobierno ha abandonado la vivienda social y los servicios básicos como la educación y la recolección de la basura. En cambio, el sector privado capacitó a decenas de mujeres y está educando a decenas de niños, combatiendo la deserción escolar.

Si la “cinta” tuviera cara, no podría mirarse al espejo. Le daría asco, porque sabe que su único fin es llegar a nuevo Amador y a la ciudad marítima a cualquier costo.

Si la “cinta” tuviera conciencia, no podría dormir de noche sabiendo que, a pesar de poder invertir en vivienda, educación y en la implementación del Plan Maestro de El Chorrillo, propuesto por quienes defienden al Casco Antiguo (lo que realmente cambiaría al barrio para los chorrilleros y santaneros), lo único que hace es beneficiar a los millonarios amigos del Gobierno y desestabilizar la democracia.

Pero la “cinta” no tiene cara ni conciencia. Los que defendemos al Casco Antiguo sí la tenemos. Queremos un Panamá sin corrupción sin mentiras sin derroches. En donde mis vecinos puedan tener vivienda digna y una educación esmerada. En donde mis hijos y nietos puedan disfrutar de su historia, sus raíces como lo hicieron mis padres, como lo hago yo. En donde Noriega sea solo un cuento de terror, tipo Tulivieja, y no una realidad espeluznante. En donde Venezuela sea una lección aprendida, desde lejos, y no en carne propia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

28 May 2017

Primer premio

8 2 9 1

ABAB

Serie: 24 Folio: 8

2o premio

6198

3er premio

1304

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código