CERO CREDIBILIDAD

Ciudadanía indignada: I. Roberto Eisenmann, Jr.

La gran mayoría de nuestra ciudadanía está indignada. Está indignada con un gobernante que no es que mienta, sino que no parece saber decir la verdad sobre nada. Todas –absolutamente todas– sus palabras encierran siempre una gran mentira, irrespetando a los ciudadanos que en algún momento lo eligieron Presidente.

La ciudadanía se siente traicionada por todas las mentiras de campaña. “Yo ya soy multimillonario; no necesito robar”... “podremos meter la pata, pero no la mano”... (y los anteriores) “entraron limpios y salieron millonarios”... todo fue una farsa.

El Presidente resultó ser un insaciable que llegó con una mafia de amigotes a servirse del erario público como si fuera propio. Quería ser billonario, quería ser el hombre más rico de la historia de Panamá. Su dedicación es el hacer negocios, no gobernar... y para lograr ese propósito es capaz de usar todos los instrumentos del Estado para forzar a empresarios a vender sus negocios baratos o sufrir la tranca de todos los mil permisos que requiere la empresa privada para operar. La Dirección General de Ingresos, que debe estar profesionalizándose para considerarnos un país civilizado, ha sido convertida en cueva de gendarmes de la mafia en el poder.

Su director repite a cada rato “me importan tres pepinos” porque al terminar “me largo para Colombia, porque no quiero estar aquí cuando el país quiebre”. ¿Dónde lo dijo, entre palabras más soeces?... nada menos que en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, con guardaespaldas en el salón, en otra falta de respeto.

Los políticos –todos– están en un permanente tintibajo de “popularidad”, pero hay una medida que cuando se cae no se recupera más nunca: la credibilidad. Ricardo Martinelli ha logrado una medida cero de credibilidad que jamás recuperará.

La ciudadanía ya entendió, y lo más importante es que ya perdió el miedo y sabe que ha recobrado su poder en la calle, produciendo en el Presidente varios “reculazos” de trampas institucionales que tenía preparadas: Sala V, más magistrados amigos, descabezamiento del Tribunal Electoral y otras más en preparación. Mientras el Presidente comienza a sentir la “implosión” que veo venir desde hace un año, su “hermano y mejor amigo” Jimmy Papadimitriu le telegrafía su renuncia por periódico, y no lo quiso ni ver. Este fue el ministro que, según sus propias palabras, “lo hizo Presidente”, pero sintió la puya en la espalda y terminó en el hospital. Este exministro lo sabe todo, todito, y si se le ocurre “derramar las empanadas” acaba de una vez con el gobierno del capo. Se convertiría en el Díaz Herrera de la época. Diría lo que todo el mundo sabe, pero la confirmación de un actor principal provocaría un estallido fatal.

Además de todo lo dicho, Jimmy Papadimitriu es también, dentro del combo, el más racional. Así que no nos sorprendamos si comenzamos a ver en el Presidente espasmos aun más irracionales que los ya conocidos (¡si esto es posible!).

La ciudadanía está indignada y con un fenómeno nuevo: la indignación de los de a pie es rabiosa y peor que la de las clases más acomodadas. El dilema es que seguiremos teniendo que pararlo en sus locuras, cuidando que termine su mandato... ¡pero ni un día más!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código