Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

INFORMACIONES TEMERARIAS

Colapsos y códigos en salud: Xavier Sáez-Llorens

Propongo clausurar las facultades de medicina. Numerosos políticos, abogados y periodistas argumentan sobre temas de salud con tranquilidad asombrosa, sin aparente necesidad de asesoría técnica. Como si eso no fuera suficiente, también conjeturan sobre crisis puntuales que conllevan seria dificultad diagnóstica, incluso para investigadores del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y Gorgas. La frase colapso sanitario forma parte habitual del lenguaje noticioso.

No entiendo cómo se puede desprestigiar tanto a la sanidad del país cuando la evidencia indica que contamos con índices superiores a la mayoría de naciones latinoamericanas. Después de Cuba, Chile, Costa Rica y Uruguay la expectativa de vida (76.5 años), la mortalidad infantil (13.2 por 1000 niños menores de 1 año) y la mortalidad general (4.4 x 1000 habitantes) traducen cifras razonablemente adecuadas. Es más, si promediamos estos marcadores de bienestar social pero sustrayendo las tasas correspondientes a la población indígena, nuestros números estarían entre los primeros de la región. Brindar atención de calidad a las comarcas requiere, además de voluntad política, vencer obstáculos culturales, educativos y económicos que exhiben complejidad y cronicidad.

Existen, por supuesto, renglones de fortaleza y debilidad en el sistema. El esquema de vacunación infantil criollo es de los mejores del mundo, gracias a los esfuerzos de las gestiones ministeriales en varias administraciones. Igualmente, poseemos uno de los programas líderes en el combate del tabaquismo y estamos cosechando éxitos en el campo de trasplantes o en la investigación científica. Donde fallamos notablemente es en las políticas de anticoncepción y educación sexual, fracasos que se reflejan en el aumento de enfermedades de transmisión sexual (sida, sífilis, HPV), embarazos en adolescentes, abortos clandestinos y tasas inaceptables de muertes maternas (80-90 mujeres x 100000 nacidos vivos). La elevada prevalencia de infectados por VIH (de las peores del continente) ha hecho resurgir la tuberculosis como efecto colateral. Estas últimas casuísticas han empeorado durante la gestión gubernamental actual porque la optimización no solo depende del Minsa. Meduca tiene gran parte de la culpa.

Para seguir en el sendero del progreso, urge tener un Código Sanitario actualizado a los estándares modernos y un modelo unificado de salud pública. El decreto inicial data de 1947, mientras que el Minsa se creó en 1969. En los 66 años transcurridos desde su promulgación, ha habido avances espectaculares en tecnología, manejo y prevención de enfermedades, ensayos clínicos, desarrollo de medicamentos, regulación farmacológica, surgimiento de nuevas patologías y reemergencia de otras, cambios epidemiológicos hacia dolencias crónicas y notorios adelantos en la supervivencia de los habitantes. Se requiere, por tanto, la incorporación de conceptos contemporáneos que den amparo legal a las actividades actuales. Se necesita, además, la formulación de estrategias innovadoras para garantizar la cobertura económica de la salud pública, objetivo que se facilitaría si logramos forjar un modelo único de prestación de servicios.

Ante cualquier modificación al statu quo, el ser humano tiende a ofrecer resistencia. Ya se han suscitado comentarios antagónicos en relación al rol del Estado en el financiamiento, al derecho de protestar del personal sanitario, a la penalización por la divulgación de rumores y al contrato de médicos extranjeros. Todos estos detalles se pueden negociar con diálogos sinceros, no intransigentes, de lado y lado. Algo que debe quedar claro en el documento final es que la salud pública debe seguir siendo pública. Eso no impide, sin embargo, que se puedan utilizar herramientas empresariales para impulsar la productividad laboral, desburocratizar los procesos administrativos y ejecutar prácticas de externalización ante situaciones reales de urgencia o carencia.

Con respecto a las protestas, debe idearse un mecanismo de reclamaciones escalonadas que eviten las continuas huelgas que afectan a la población más humilde del país (nunca hay desatenciones en el sector privado). La huelga en salud es siempre inhumana y sus consecuencias jamás se recuperan. Los rumores bienintencionados sobre daños de equipos, escasez de insumos o brotes de enfermedades son naturalmente importantes para motivar la confirmación e indagación minuciosa. No obstante, las informaciones temerarias que generan pánico colectivo y que demuestran ser falsas o tergiversadas deben ser sancionadas de forma enérgica. Finalmente, si no se pueden cubrir plazas de trabajo en áreas apartadas o poco desarrolladas del territorio, sea por escasez de facultativos o rechazo en la aceptación de vacantes, la asignación de galenos foráneos que superen exitosamente el escrutinio académico por el que pasamos todos es una medida justa y necesaria. Solo los mediocres temen a la competencia. Estados Unidos y Europa están repletos de facultativos de otras latitudes.

Comenenal, lamentablemente, ha constituido más obstáculo que solución durante la última década. La comunidad médica añora a esos gremialistas de antaño que mostraban liderazgo basado en currículo académico y compromiso laboral. El gremio ahora está secuestrado por anarquistas, politiqueros, irresponsables y holgazanes. Como no haya un cambio de actitud o una profunda renovación de figuras, la profesión médica seguirá decayendo en reputación y credibilidad. Otro paro insensato merodea en el ambiente. ¿Cuántos van en 20 años de democracia? Demasiados. Ya basta. @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código