REVISIÓN

La fundación de Colón, inexactitud histórica: Jorge Luis Macías Fonseca

Cumplidos para muchos 162 años de fundación de la ciudad de Colón, hecho así consignado al considerar el 27 de febrero de 1852 como momento de su instauración, se produce una inexactitud histórica que merece revisarse. Sostenemos que ni en Estados Unidos ni en Colombia y menos en Panamá hay evidencias documentales que registren ese acontecimiento. Serios estudios históricos y sociológicos patentizan la existencia de una precaria ciudad, justo a mediados del siglo XIX, cuando se ordenó fundarla y darle el nombre de Colón. Sobre esto sí hay pruebas testimoniales.

En abril de 1850, se firma el Contrato Stephens-Paredes para la construcción del ferrocarril que origina la ciudad. En mayo de ese mismo año se da el primer acontecimiento en la isla de Manzanillo, es el inicio de los trabajos de desmonte y de preparación de las condiciones geográficas. Y en octubre, la Cámara Provincial de Panamá ordena el establecimiento de la ciudad de Colón.

Ya investigaciones históricas, debidamente fundamentadas, dan fe de los eventos legales y contractuales y de las acciones concretas que sustentan la creación de la ciudad, no en 1852, sino en 1850. Transcurrido un siglo y seis décadas de la aparición de la ciudad, es menester dejar constancia del detenimiento de su progreso. El sentido de pertenencia que pudo haber existido desapareció ante el impulso de políticas retrógradas diseñadas, a propósito, por los gobiernos nacionales con la complicidad de los municipales.

La fórmula propuesta por quienes han usufructuado su ser, ha sido convertirla en una fuente de riquezas para unos, y de pobrezas y miserias para muchos. Conformaron un Colón para los de arriba y otro del gueto para los de abajo.

Así, la conciencia del colonense fue descendiendo a niveles ínfimos y de conformismo. La sociedad zarandeada llevó a distorsiones en el seno familiar, en la juventud, en los gremios y en el conjunto de hombres y mujeres. Se actúa por impulso, dejando atrás los grandes ejemplos de las jornadas de luchas emprendidas por estudiantes y líderes populares y, por supuesto, también las realizaciones culturales, educativas, espirituales y los esfuerzos intelectuales de quienes se resisten a no perder la patria chica. Aún no han penetrado con fuerza en las mentes del hombre de Colón, esos arquetipos que le dan contenido a la sociedad.

Los arribistas presentes en la administración pública, el rampante materialismo, la insensatez, la delincuencia como forma de vida de un pandillerismo que se fortalece, la abulia gubernamental, el “juega vivo”, el desastre físico y estructural, la miseria espiritual, y la pésima oferta electoral en todos los niveles de elección, caracterizan a una ciudad de Colón que, tras un siglo y décadas de existencia, muestra una mísera existencia. Pareciera que todos hemos perdido y que hace falta reinventar nuestra ciudad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código