CAMBIOS NECESARIOS

La ciudad de Colón y sus problemas: Dorindo Jayan Cortez

Es difícil creer lo que ocurre en la ciudad de Colón. No menos del 60% de los inmuebles presenta mal aspecto, el mercado público está en pésimas condiciones y los alrededores ni se diga. Hasta ahora, los planes de rescate han “arado en el mar” y falta ver qué ocurrirá con los $500 millones que el Gobierno destinará a la renovación. No se trata de “embellecer por embellecer”, hay que procurar una mejor calidad de vida a los habitantes.

Digamos que esa debe ser una de las metas de quienes regentan la comuna municipal. El distrito de Colón tiene 14 corregimientos y su población total, según el censo de 2010, es de 206 mil 553 personas. Del total de la población, el 30.3% se ubica entre los 0 y 14 años. Si incluimos hasta los 24 años, la cifra se eleva al 48.2% del total. Por el contrario, los habitantes entre los 60 y 85 y más años representan tan solo el 8.3% del total. Esto impacta en los programas de inversión social, aunque supone un valor agregado importante para el desarrollo.

Como ningún otro, excluyendo al distrito de Panamá, en Colón se desarrolla una actividad comercial muy rentable. Ahí opera la Zona Libre, la más grande de la región; el terminal del Canal; tres puertos cuyo movimiento los coloca entre las principales redes logísticas del continente; además de una creciente inversión en la rama de la construcción. A pesar de esto, el beneficio social no ha sido consecuente con las ganancias que se producen.

La mezquindad, que es histórica, explica la baja calidad de vida y la ausencia de un distrito amigable, pues la elevada criminalidad hace que esto sea imposible. Prevalece un modelo de convivencia social, caracterizado por la inseguridad ciudadana que no es ajena a la falta de una efectiva planificación municipal que integre a la niñez y los jóvenes en programas de inserción social.

Tampoco es posible una mejor calidad de vida debido al deterioro de la infraestructura física (el censo de 2010 registra 5 mil 720 viviendas condenadas, 10.39% del total), y por el problema de la basura. Son hechos que obstaculizan la promoción de Colón como destino turístico. Hay otras situaciones igual de lacerantes, como la falta de espacios para la recreación, la debilidad de los programas de salud pública y el incremento de riesgos urbanos causados por un ambiente poco saludable.

La intervención municipal en los asuntos de la educación, cultura y deporte es necesaria e impostergable. Tres actividades esenciales para responder a las dificultades señaladas y que son eficaces para una convivencia fundada en la paz. Es el medio que nos llevaría al sueño de un “distrito amigable y seguro”.

El Municipio no se debe desligar de realidad, por el contrario, ha de actuar directa y de forma permanente en la atención de dichos problemas. Hay que trabajar en un marco consolidado de los esfuerzos que garanticen el éxito de los programas propuestos. Que se sigan haciendo los millones, pero que también se mire hacia el grueso de la población que también tiene derecho a una vida mejor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código