METAS POR CUMPLIR

Competitividad 2011: Gustavo A. Valderrama R.

En el reciente Foro Económico Mundial se divulgaron los resultados sobre el Índice de Competitividad Global 2011 en el que Panamá se ubicó en la posición 49, pasando a la lista de los 50 países más competitivos dentro de los 142 países evaluados.

Para estar claros, debemos saber que la competitividad de un país se define como la capacidad de mantener sistemáticamente ventajas comparativas que permitan, “sosteniblemente”, mejorar en el tiempo la capacidad socioeconómica. Hablar un poco de competitividad, será el tema de esta entrega.

Debo iniciar resaltando los notables avances en materia de infraestructura que ha desarrollado Panamá, mejorando su conectividad y fiel a la visión estratégica como el “Hub de las Américas”; entre las bondades más notables tenemos: el desarrollo de la categoría transporte, almacenamiento y comunicación que sigue aportando más del 20% al PIB; un crecimiento económico que supera el 8% en promedio durante los últimos cinco años; la obtención del grado de inversión y sus mejoras en la perspectiva, una evidente posición resistente a la crisis y de algún modo, su prudencia fiscal (aunque cuestionada por algunos), son los fundamentos sobre los que recaen los avances de la competitividad local.

Sería imposible negar estos avances, pero no es más que una “palmadita”, pues siguen profundas discrepancias entre el tamaño del pastel y la distribución del mismo, y aún más preocupantes, son las debilidades en los fundamentos básicos sobre los cuales debe descansar la competitividad.

No podemos ni siquiera sentarnos a brindar por este logro; aún falta desarrollar más del 70% de la sostenibilidad de esa competitividad, pues Panamá está mostrando una fragilidad en sus niveles educativos, en la calidad de sus instituciones, en los organismos comprometidos a resolver conflictos, rigidez en el mercado laboral, en la recolección de la basura, en la distribución del agua, en la calidad de la salud y seguridad.

Ser competitivo no se refiere exclusivamente a atraer inversionistas, atenderlos bien y que vean los grandes proyectos que llevamos adelante o elevar el gasto en subsidios; ser competitivo es armar un esqueleto sólido donde reposan los órganos vitales de nuestra economía.

No hay nada más insostenible que mostrar debilidades en el sistema educativo, judicial y laboral. En analogía sería como tener el hígado, los riñones y el páncreas comprometidos; así de sensibles son estas categorías.

La pregunta que resulta sería: ¿Somos más competitivos porque logramos grado de inversión? o ¿somos más competitivos porque las demás economías decrecieron? Tendríamos que hacer algunas valoraciones adicionales para ser más objetivos, habría que agregar los datos de mediciones como: las metas del milenio, los resultados de Doing Busines, mediciones sobre la distribución de la riqueza (coeficiente de Gini), mediciones sobre los niveles educativos (prueba Pisa) y con base en estos resultados, desarrollar una estrategia efectiva de desarrollo.

Si no tenemos población educada, flexibilidad laboral, salud preventiva y sistemas judiciales firmes, no habrá competitividad sostenible.

¡Estaremos pendientes!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código