EXPERIENCIA NACIONAL

Competitividad regional, ´nueva´ visión: Omar Zambrano V.

La competitividad regional es un enfoque asociativo bajo el cual se agrupan en un determinado territorio empresas, laboratorios, centros de formación e investigación para generar sinergias. Una característica es que pueden atraer y mantener, de forma exitosa, a empresas y mejorar los estándares de vida de quienes habitan esas regiones.

Esto se logra, precisamente, generando mano de obra preparada y condiciones que atraigan y fomenten la inversión directa en el área. El enfoque consiste en mejorar la calidad de, por ejemplo, la infraestructura física de la región, promoviendo mejor educación y mayor calidad de la mano de obra y sobre todo una coordinación estrecha entre las inversiones públicas y privadas para lograr un máximo impacto.

A nivel mundial, se registran antecedentes de regiones desarrolladas bajo el concepto de conglomerado o cluster, como el caso de Silicon Valley, ubicado en San Francisco, Estados Unidos. El proyecto se inició creando el llamado “Parque Industrial de Stanford” en la década de 1950. El término, de paso, se remonta a la década de 1960 y aludía a la alta concentración de industrias relacionadas con semiconductores y computadoras que operaban allí. Silicon Valley constituye una concentración de empresas especializadas y afines que participan en programas focalizados de innovación en servicios de informática.

En las políticas públicas es importante que la competitividad regional se promueva en función de las características de las regiones y sus potencialidades. El tema reviste importancia para Panamá por las características económicas de algunas de sus regiones. En este sentido el Gobierno está aplicando una estrategia que se enfoca en reforzar polos regionales para el fomento del turismo. El plan incluye desarrollar carreteras principales y secundarias para aumentar la interconectividad vial de estos polos y construir aeropuertos para aumentar la interconectividad de áreas como Farallón, el archipiélago de las Perlas, la península de Azuero, entre otros. Incluye mejorar o ampliar aeropuertos (construir sistemas de agua potable y alcantarillado) y otros polos de desarrollo y competitividad como los parques industriales: la Ciudad del Saber y la Zona Económica Especial de Howard, mucho más focalizados que los polos turísticos.

En Panamá, la experiencia en este tema se observa en el Plan Nacional de Desarrollo 1976–1980 que estableció metas regionales en función de aumentar la importancia relativa de la región occidental en el contexto nacional; disminuir el impacto de la menor importancia económica y poblacional que representa, en términos relativos, la región central en la totalidad del país; aumentar el rol que desempeña la región oriental sobre la base de su incorporación paulatina a la economía nacional, y lograr el óptimo aprovechamiento en la región metropolitana que transfiera recursos para el fortalecimiento de las otras regiones.

En 1996 surge el Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible (Conades) para impulsar políticas, estrategias, programas y proyectos con enfoque integral.

Su responsabilidad fue establecer un modelo de acción integrado para formular y ejecutar programas de desarrollo sostenible. Como objetivos estratégicos tiene: establecer y proponer mecanismos de consulta permanente con sectores de la sociedad civil, para la concertación de acciones en el tema del desarrollo sostenible.

Actualmente el Conades impulsa Programas de Desarrollo Sostenible para el desarrollo económico, social y ambiental sostenible en las provincias, y acciones estratégicas como: incrementar la productividad e ingreso de pequeños productores agropecuarios; mejorar el acceso a servicios eficientes y seguros en agua potable, y contribuir al saneamiento ambiental de la región; contribuir a proteger los servicios ambientales de cuencas hidrográficas y zonas costeras críticas; y fortalecer capacidades institucionales de gestión local.

En los programas multifase de desarrollo sostenible en Colón y Chiriquí, los objetivos apuntan a potenciar la competitividad con base en una gestión efectiva de sus recursos naturales fortaleciendo mecanismos regionales y locales de gobernabilidad y gestión desconcentrada y descentralizada; promoción de inversiones dirigidas hacia el manejo sostenible de los recursos naturales, reducción de la contaminación, el acceso a fuentes seguras de agua, y la puesta en valor del patrimonio cultural e histórico de las provincias.

Con base en la experiencia y junto a los nuevos esquemas de competitividad regional, este modelo de promover desarrollo en el interior de la República, por ejemplo, puede ayudar a diversificar la economía nacional y reducir la presión que se cierne, hoy por hoy, sobre las áreas urbanas y suburbanas de Panamá, por el sostenido aumento de la actividad económica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código