CIUDADANOS

Conciencia global: Abdiel Barranco C.

Antes de que Fernando de Magallanes confirmara que la Tierra era redonda, gracias a su circunnavegación en 1522, en la antigua Grecia había la especulación filosófica de que esto era así, pero aun cuando han pasado cientos y miles de años de avances y tecnología, lo global no es un concepto que cale hondo en las sociedades, por eso, luchan entre la ignorancia del “nacionalismo” a ultranza y el tomarse una Coca Cola bien fría.

Analizando esta realidad, aceptamos la continua importación de conductas, productos, géneros musicales, modas e ideologías político/religiosas de distintas culturas de manera sumisa, lo que pone en entredicho el valor de nuestra propia cultura y tradiciones, que reposan polvorientas en bibliotecas y museos, con esporádicas apariciones, amenazadas por las modas espontáneas y la tecnología.

Los motivos socioculturales de esta dejadez quizás no estén claros, pero lo cierto es que la globalización se ha infiltrado en el mundo, como una enfermedad contra la que solo hay un antivirus local que permite aprovechar las oportunidades o crearlas partiendo de la innovación. Esta solución se inyecta solo mediante la educación integradora que ayude a entender de dónde venimos y qué tenemos, para sopesarlo con lo que existe fuera de las fronteras y utilizarlo a nuestro favor.

El panameño de 2045 debe ser un ciudadano global y consciente de las diferencias, para sumar experiencias en vez de restar oportunidades. De esta manera, lograría la generación de oportunidades socioeconómicas, culturales, ecoamigables, de salud pública y muchas otras, de la mano de un indostán, asiático, africano, europeo o un norteamericano. Esto nos enfrenta a una interrogante: ¿Como ciudadanos o como país, hacemos lo posible para eliminar las barreras que nos impiden entrar al concierto de naciones que disfrutan de mejor bonanza económica para sus nacionales?

Muy aparte de las contradicciones políticas o culturales, los retos que nos presenta el mañana requieren ciudadanos preparados en todos los aspectos, sensibles a los problemas de los demás, respetuosos de las leyes, con valores éticos y morales. En fin, personas comprometidas con el país y el desarrollo social y comercial. Aunque parezca extraño, visualizar la exportación del talento humano sería una meta que nos ubicaría como una nación progresista y de gente visionaria. En la que aprovecharíamos todos los recursos para potenciar la gran nación que podríamos ser, si tuviéramos la entereza de preocuparnos por el futuro, y no solo por quién será el próximo presidente, por el nuevo celular o la canción de moda.

Para esto hace falta mucho camino, empezando, como ciudadanos, por ser conscientes de la responsabilidad de aportar cosas positivas para el crecimiento del país; como sociedad civil, lograr la asertividad necesaria para crear la conciencia social que genere los cambios imperativos y, por último, como sociedad política desconectada de un norte, para generar ciudadanos con una conciencia global, que nos hará crecer como nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código