´NI-NIS´ EN AUMENTO

¿Conformismo o sinvergüenzura?: Silka Núñez

Una cifra alarmante arrojó los resultados de un estudio acerca del mercado laboral, hecho por la Contraloría General de la República en enero de este año, según el cual la suma de jóvenes sin oficio ni beneficio al país, los famosos “ni-nis”, asciende a 203 mil.

Es irónico que en Panamá con tantos proyectos y crecimiento económico se esté viviendo una situación como esta, en la que los jóvenes no son conscientes de la necesidad de estudiar y, precisamente, ahora que contamos con tantas facilidades tecnológicas.

Lastimosamente, ellos no tienen objetivos ni metas claras y no cuentan con un proyecto de vida. Son más los que ven la educación como una obligación y no como la oportunidad de mejorar su condición de vida y lograr grandes y mejores cosas.

No solo hablo en base a lo económico, sino también a esa parte intrínseca de satisfacción personal, porque cada logro en la vida nos hace valorar y sentirnos bendecidos.

He aquí que nacen múltiples interrogantes: ¿Dónde radica el problema? ¿Por qué ocurre, si hay tantas facilidades para el estudio, más y mejores infraestructuras, internet gratuito, laptops, infoplazas, becas universales, en fin, privilegios que antes no existían? ¿Qué está pasando? ¿En qué estamos fallando ¿Será la escuela? ¿Serán los padres?

Lo cierto es que los casos de deserción y apatía escolar y laboral van en aumento, a pesar de que las facilidades para obtener un título universitario sobran. La oferta académica no es un obstáculo, hay diversidad de alternativas en las casas de estudio a nivel superior, y ni hablar de las oportunidades que ofrecen los centros superiores particulares, con clases semipresenciales, cada 15 días y con apoyo en línea. Solo se necesita la disposición.

Sin embargo, en muchos centros educativos basta entrar a un aula de clases para darse cuenta del desinterés y la desmotivación de los estudiantes. Realmente, no les importa educarse, esta es la triste realidad.

En lo personal, considero que los jóvenes están viviendo experiencias anticipadas, por causa de los padres permisivos, hay mucho libertinaje. Hoy día es normal observar a jóvenes menores de edad libando y fumando fuera de sus casas a altas horas de la noche o en lugares inapropiados. No me queda duda de que los padres, verdaderamente, están perdiendo autoridad.

Pero lo más descabellado de todo esto, es que premian las conductas negativas, apadrinan las sinvergüenzuras de sus hijos sin medir las consecuencias. Es inconcebible que luego de fracasar en el colegio los premien regalándoles teléfonos celulares de última tecnología. Conozco de una madre que deja a su hija salir en horario nocturno “porque necesita distraerse, disfrutar de su juventud”. Por favor, hay que ser responsables pero, sobre todo, sensatos.

Los adultos debemos ser la guía, los orientadores. Se nos ha olvidado que la labor del padre es formar, corregir y reprender. Así sus hijos digan que son los más malos del mundo, ¡hagan lo correcto!

Todas estas conductas son inaceptables y favorecen el incremento de jóvenes sin ambiciones, conformistas, sin deseos de superación. No contribuyas tú, como adulto, a que esta cifra siga en aumento.

Jóvenes, ustedes son los arquitectos de su propio destino.

Quien no tiene un motivo para luchar, menos tiene un motivo para vivir, y mucho menos para soñar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código