PROPAGANDA POLÍTICA

¿Es nuestra ´Constitución´ moralista?: Luis Antonio Pereira Sánchez

Recientemente, la suspensión de algunas propagandas políticas por parte del Tribunal Electoral ha causado diversas reacciones en la sociedad y en círculos políticos en general.

Muchos hablan de censura previa, en alusión a lo dispuesto en el Art. 37 de la Constitución: “Toda persona puede emitir libremente su pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier otro medio, sin sujeción a censura previa; pero existen las responsabilidades legales cuando por alguno de estos medios se atente contra la reputación o la honra de las personas o contra la seguridad social o el orden público”. Sin embargo, esta interpretación resulta desafortunada, puesto que censura previa involucra un control antes de su emisión, como sucedió, por ejemplo, con la propaganda de una gaseosa pautada en el último Superbowl en Estados Unidos, en la que se mencionaba, de forma negativa, los nombres de las grandes competidoras Coca-Cola o Pepsi. Y, para ponerla al aire, se pidió la remoción de esas marcas. O el caso de las modificaciones que sufrían algunos artículos promocionales de películas y música durante el régimen franquista, antes de ser distribuidas al público en España, incluyendo aquellas con contenido político cuestionable; o cuando se ordenaba subir escotes o bajar faldas en las escenas en que actuaban Marilyn Monroe o Sofía Loren, para “bajar” el tono de sensualidad, como lo recoge el libro de Bienvenido Llopis La censura franquista en el cartel de cine, publicado el año pasado.

Ese no es el caso de la propaganda política en Panamá, que sale tal cual se produce y solo, con posterioridad, se suspende por considerar que, como señala el Art. 207 del Código Electoral, viola las disposiciones en la materia. Pero, es en realidad el argumento utilizado por el Tribunal Electoral para considerar la supuesta violación de la Ley electoral lo que está en discusión.

Aquí se difumina la línea entre lo jurídico y lo político, porque algunos sacan la distinción muy “didáctica” entre propaganda “negativa” y “sucia”, y señalan que solo la última puede ser objetada, en congruencia con la parte final del Art. 37. Sin embargo, ese argumento obvia que estos no son los únicos límites a los que la Constitución somete a la propaganda política. En su Art. 88 señala: “Los medios de comunicación social son instrumentos de información, educación, recreación y difusión cultural y científica. Cuando sean usados para la publicidad o la difusión de propaganda, estas no deben ser contrarias a la salud, la moral, la educación, formación cultural de la sociedad y la conciencia nacional. La ley reglamentará su funcionamiento”.

Nótese que, a diferencia del Art. 37, este hace alusión directa al concepto de “publicidad” o “propaganda”, que es justamente el caso en cuestión. Y la realidad es que esta limitación constitucional ya ha sido utilizada para prohibir la publicidad del tabaco (Ley 13 de 2008, que adopta medidas para el control del tabaco y sus efectos nocivos en la salud), convirtiéndose Panamá, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el primer país de América en establecer una prohibición tan amplia; así como la posibilidad de prohibir contenidos de pornografía y violencia en la televisión, con base en el Art. 485 del Código de la Familia, que traté en el artículo de opinión “Protección del niño, debate pendiente” (La Prensa, 25/7/13).

En el caso de la propaganda política, tal restricción se hace en atención a su oposición a la moral, y así se desarrolla en el numeral 4 del Art. 202 del Código Electoral: “La propaganda electoral queda sujeta a las siguientes restricciones: [...] 4. Los mensajes que, de cualquier manera, irrespeten la dignidad humana, la seguridad de la familia, la moral y las buenas costumbres”.

Como se observa, esta preocupación moral de la Constitución no es baladí, sino que se incardina dentro del programa constitucional sobre la defensa de los valores democráticos como se deduce de la parte final del Art. 139: “No es lícita la formación de partidos que tengan por base el sexo, la raza, la religión o que tiendan a destruir la forma democrática de gobierno”. Estas propagandas no solo son reprochables, desde un punto de vista moral, sino que atentan contra los valores de la forma democrática de gobierno y, por tanto, son desvaloradas por el ordenamiento jurídico.

La propaganda política debe enmarcarse dentro del objetivo señalado en el Art. 201 del Código Electoral: “El Tribunal Electoral promoverá que la propaganda electoral propicie la exposición, desarrollo y discusión, ante el respectivo electorado, de programas y acciones tendientes a resolver los problemas nacionales o comunitarios, según sea el caso. De igual manera, promoverá que el contenido de la propaganda electoral esté inspirado en el fortalecimiento de la democracia, el respeto a los derechos humanos y la educación cívica del pueblo”.

En resumen, campaña “sucia” o “negativa”, para efectos prácticos, es lo mismo. La Constitución y la ley exigen, y los ciudadanos queremos oír, propuestas serias, no mensajes que solo demuestran la falta de contenido de la política y que no contribuyen a la consolidación de la democracia. ¡No aceptemos que sea muy tarde para salvarla!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código