REFORMA ADMINISTRATIVA

¿Constituyente, señor Presidente?: Ramón A. Tello De León

Para muchos el solicitar una constituyente, ya sea esta paralela u originaria, es arar sobre la arena, porque creen que no es una cuestión de normas sobre el papel, sino un problema de la gente, de las malas mañas, del “juega vivo”, el que se ha convertido en una forma de vida.

Señor Presidente, si bien estoy de acuerdo en que la constituyente, que en mi opinión debe ser originaria, no sería en sí un fin, pero sí un inicio para la reconstrucción del Estado que muchos anhelamos, recuerde que no existe árbol que dé frutos con raíces podridas y este tarde o temprano caerá por su propio peso.

Más allá de una promesa de campaña, la constituyente debe ser una política de Estado, sea revulsivo, atrévase a romper cadenas, los costos políticos son solo eso, pero la historia lo premiará como estadista, al hombre honesto y al amante de su patria. Hay que acabar con los actuales tres órganos del Estado, que no trabajan en “armónica colaboración”, para convertirse en cuerpos dependientes, cada uno con sus agendas, con sus gentes, sus chanchullos y sus vergüenzas.

En Panamá hay mucha gente honesta que no pertenece a ningún partido político, tenga una vista amplia y no como la del caballo en una competencia, no esperamos grandes obras en cemento, anhelamos cambios de actitud, de decencia, de justicia y de paz.

Brinde a los ciudadanos la oportunidad de enviar a esos “padres de la patria” a sus casas o albergue con nosotros la esperanza de que exista una justicia que envíe a muchos de ellos a una celda y no solo que exista la posibilidad de que se les investigue y se le dé país por cárcel, como malamente se le llama, no sea cómplice para que dejen de avergonzarnos, que no sigan enriqueciéndose con el dinero de todos, mientras continúan en su mal habido afán de repartir carriolas, hojas de zinc o hechura de aceras, mientras lo que realmente hacen es llenarse los bolsillos, que hagan leyes que produzcan obras y no piensen solo en sus cuentas bancarias.

Permita que cambie la Corte Suprema de Justicia, que los magistrados lleguen a ella por sus méritos profesionales y personales, no por amiguismo o los intereses propios, ni tampoco por ser miembros de ningún partido, ni mucho menos por capacidades de lobby, donde se negocia y la justicia real no tiene espacio para ellos.

No caiga en el paternalismo que ya ha creado una generación dependiente del Estado y no una generación que aporte al mismo, no se amedrente por los grupos organizados que creen solo tener derechos y ninguna obligación, porque si actúa en justicia, verá que la sociedad en su conjunto lo apoyará en todo momento. No permita que el subsidio sea pan de cada día, porque ese pan siempre se acaba.

El Estado debe generar riqueza para todos y no para unos pocos, que haya buenos servicios de salud, que la educación privada sea tan buena como la pública y sobre todo que los políticos dejen de regalar el patrimonio del pueblo.

Por todas estas cosas señor Presidente, la gente decente exige constituyente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código