TAREAS POR HACER

Contaminación descontrolada: Arturo Rebollón Hernández

Las bolsas plásticas se han convertido en un gran negocio para algunos, a juzgar por la enorme cantidad que vemos por doquier, que contamina las calles, alcantarillas, parrillas de drenaje, ríos, mares, etcétera. Las más pequeñas son inútiles para reutilizar por su debilidad, sin embargo, resisten años antes de degradarse. Por esta razón, las autoridades encargadas de controlar la basura y los activistas del medioambiente deben dar la voz de alarma ante este problema y exigir que se apliquen mayores controles para evitar su uso.

Es increíble la cantidad que se ve volando por los aires, sobre todo, en las áreas populares y en el interior del país, porque son el típico cartucho de tienda y los compradores las desechan en cualquier lugar. Las lluvias las arrastran hasta las parrillas de drenajes de puentes y túneles, y obstruyen el paso de las aguas, algo que debería ser motivo de preocupación para el Ministerio de Obras Públicas, si es que prevé mantener operativos los pasos a desnivel soterrados, en la estación lluviosa. En otros países se ha eliminado su uso o se reemplazan por bolsas de papel reciclado.

El reciclaje de otros plásticos es una tarea que debe ser acometida, con urgencia, y organizada inicialmente por el Estado. La llegada de las lluvias visibiliza la enorme cantidad de envases hechos de este material en los ríos, quebradas, mares y playas. Es necesario aprobar una ley que obligue a los fabricantes a reciclarlos, porque ellos son los verdaderos responsables de la contaminación que ocasionan. Estas empresas lucran vendiendo sus productos, pero le toca al Estado (que somos todos) gastar dinero en recogerlos. Por eso, propongo que las fábricas de plásticos comiencen a reciclar los envases de sodas, jugos, aceite y agua. Además, todas las botellas de bebidas nacionales o importadas tendrían que ser retornables para que las recicle el productor o importador.

Otro contaminante perverso son las llantas usadas, los talleres de recambio deben certificar el destino final de estas. Habría que prohibir su entrada a Panamá, lo que solo ayuda a los países desarrollados a deshacerse de su basura, y nos crea un problema. El costo de las llantas usadas es cinco dólares y tienen un mes de duración.

Quienes la utilizan compran, al menos, 16 al año, luego las desechan en lugares inadecuados y contaminan el medioambiente.

Es necesario crear un centro de acopio de llantas viejas que las procese y recicle. Esto debe ser inicialmente una inversión estatal, y una vez se ordene y produzca ganancias, se puede licitar y vender como un negocio lucrativo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código