MEDIOAMBIENTE.

Contaminación de los ‘estafadores químicos’

Con motivo de la reciente celebración del Día de la Tierra, reflexiono sobre el grave peligro para la humanidad que supone la contaminación del agua causada por sustancias químicas disruptoras hormonales que algunos autores llaman "estafadores químicos".

Recientemente se ha descubierto que muchos químicos hechos por el hombre pueden actuar como estrógenos imitando la hormona femenina y otras hormonas. Las hormonas son los mensajeros químicos más potentes del cuerpo. Hay evidencias de que algunos químicos utilizados en plásticos, pesticidas, productos industriales pueden imitar los estrógenos sintéticos.

El tema lo introdujo La Prensa, en su sección Salud del 24 de febrero de 2008, bajo el título

"Químicos y pubertad", donde publicó los resultados de los médicos que presentaron en la conferencia "Cambio Climático y Patologías Femeninas", en la décima reunión ministerial que mantuvo ese mes, en Mónaco, el Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente.

En dicha reunión el profesor Charles Sultan, de la unidad de Endocrinología y Ginecología Pediátrica de la Universidad de Montpellier (Francia), informó que en un período de solamente 30 años, la edad de pubertad femenina se había adelantado un año y que esto podría "traer problemas de hiper estrogenización, la feminización precoz que puede llevar a la joven a asumir roles de adulto estando emocionalmente inmadura y traer disfunciones endocrinas en toda la edad adulta, y que en lo que afecta a la mujer empieza ya en el útero y continúa en la vida adulta". El Dr. Sultan incluyó a los varones también. Afirmó que los químicos afectan la correcta posición de los testículos antes de nacer y que pueden sufrir alteraciones en la espermatogénesis e incluso producir infertilidad. (Como ven, éste es uno de los más fuertes argumentos que esgrimimos contra la Propuesta de Educación Sexual y Reproductiva, referente al libre suministro de anticonceptivos hormonales).

Pero lo más interesante es que esto no es nuevo. Descubrimos que desde 1962, Rachel Carson dio el primer aviso de que ciertos productos químicos artificiales se habían difundido por todo el planeta, contaminando prácticamente a todos los seres vivos hasta en las tierras vírgenes más remotas, que se encuentra en su famoso libro, Primavera Silenciosa. Presentó pruebas que sostenían que sustancias químicas que suplantan a las hormonas naturales, trastornaban los procesos normales de reproducción y desarrollo.

Posteriormente, y siguiendo estas conclusiones científicas, Theo Colborn, Dianne Dumanoski y Pete Myers plasmaron sus investigaciones en su libro, Nuestro Futuro Robado, donde principalmente denunciaron la amenaza de los "disruptores endocrinos". Dicen ellos que el objetivo de los disruptores son las hormonas, los mensajeros químicos que se mueven constantemente dentro de la red de comunicaciones del cuerpo. Agregan que las sustancias químicas sintéticas hormonalmente activas son delincuentes de la formación biológica que sabotean comunicaciones vitales, dentro del cuerpo. Textualmente dicen: "Atracan a los mensajeros o los suplantan. Cambian de lugar las señales. Siembran desinformación. Causan toda clase de estragos... desde la diferenciación sexual hasta la organización del cerebro, las sustancias químicas disruptoras hormonales representan un especial peligro antes del nacimiento y en las primeras etapas de la vida. Los disruptores endocrinos pueden poner en peligro la supervivencia de especies enteras, quizá a largo plazo, incluso la especie humana".

Al Gore, ex presidente de Estados Unidos, autor del prólogo del libro Nuestro Futuro Robado, señala: "el libro nos obliga a plantearnos nuevas preguntas acerca de las sustancias químicas sintéticas que hemos esparcido por toda la Tierra".

Un estudio de la Universidad de Colorado, subsidiado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), mostró que de 123 peces capturados al azar, 101 eran femeninos, 12 eran masculinos y 10 tenían órganos de ambos sexos. Otro estudio de la Universidad de Pittsburg encontró evidencia similar. El Dr. Conrad Volz, quien dirigió el estudio, dijo: "El aumento de sustancias activas estrogénicas en el agua está cambiando a los peces machos y haciéndolos parecidos a las hembras"; la teoría es que los esteroides sintéticos de las pastillas anticonceptivas pasan a través de la orina de las mujeres en el sistema de aguas negras y llegan a los ríos. Como estas sustancias no pueden ser filtradas por las plantas de tratamiento, nada protege las aguas potables.

Es difícil informar sobre todas las conclusiones científicas del tema de la contaminación ambiental del agua por químicos. Es mi propósito con este espacio dedicado al Día de la Tierra, despertar el interés en este problema desde un punto de vista científico, su asociación a los anticonceptivos hormonales y el efecto dañino que causaría tanto a los jóvenes como a los adultos.

Autorizar legislaciones que permiten la distribución masiva a los jóvenes y sin la supervisión de los padres, sin proveerles la información de los efectos dañinos a los cuerpos de sus hijos, y al medioambiente, es un grave peligro, y que tiene efectos negativos para toda la humanidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código