REFLEXIÓN

Contexto, ideologías y ciudadanos: I. Roberto Eisenmann, Jr.

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad de hoy es la falta de contexto. Eso nos lleva inconscientemente a vivir solo el momento. La inmediatez domina todo. No nos damos cuenta de que sin contexto no hay sustancia; todo se convierte en superficialidad.

Escuchamos, por ejemplo: “Varela es la misma cosa”... ¿cuántos presos hay?”. “Lo de Moncada en la Asamblea es puro show, no pasará nada”. Estos no son pensamientos, son simplemente dichos. No hay un ejercicio de ciudadanía, sino repetición de dichos, como si fuéramos loros y cacatúas.

No. ¡Por ahí no es la cosa! Si queremos ser ciudadanos tenemos que pensar, profundizar, dar contexto y reconocer nuestra responsabilidad en todo lo que ocurre y en lo que ocurrirá. En una democracia el poder público es nuestro... de los ciudadanos. Por eso tenemos que abandonar la queja perenne que no es más que parasitaria. Tenemos que darle contexto a lo que ocurre y a lo que queremos que ocurra. Preguntémonos siempre ¿qué vamos a hacer tú, yo y aquél?

Pues bien, para ser ciudadanos tenemos que examinarnos nosotros mismos y determinar cuál es la ideología propia, cuál es el contexto de nuestro pensamiento político. Sí. Todos los ciudadanos somos políticos. Algunos somos políticos partidarios, otros lo somos de la mal llamada sociedad civil, pero todos somos políticos. Si no conocemos nuestra ideología –el contexto del pensamiento propio– no podremos darle contexto al entorno.

Ofrezco aquí un ejemplo de lo que considero es mi ideología, alejándome de los clichés tradicionales. En lo económico, me considero un capitalista democrático. Creo más en el poder de la iniciativa del ser humano que en la ineficiente decisión burocrática. Sé, porque lo practico, que se puede humanizar el capitalismo usándolo para producir justicia a través de la participación y propiedad compartida... de los empleados–asociados.

En lo político soy un creyente profundo en la democracia participativa para producir justicia social. Soy, entonces, socialdemócrata. Creo que el gobierno tiene la función primaria de garantizar la igualdad de oportunidades a sus ciudadanos, y asistencia a aquellos vulnerables para que puedan lograr niveles dignos de subsistencia como forma de lograr sus libertades básicas.

Creo en la promoción de una conciencia de justicia como forma de eliminar la pobreza y el privilegio. Todo esto depende de un sistema electoral que garantice elecciones libres y justas con igualdad de condiciones y financiamientos transparentes para todos los candidatos, sean de un partido o independientes.

En lo cultural, soy un conservador progresista. Creo en la conservación y promoción activa de nuestras tradiciones, pero alentando, a su vez, los cambios con base en la creatividad.

Esta es la que considero mi ideología personal que guía mis consideraciones para pensar en el contexto de mi entorno y dirigir mis acciones ciudadanas.

Y usted, que me lee, ¿cuál es su contexto?

Piénselo, pues pocos lo tenemos articulado. Hay que profundizar... hay que buscar ese contexto para lograr la substancia de nuestras acciones como miembros de un responsable poder ciudadano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código