ECONOMÍA

Contracción y polarización del empleo juvenil: René Quevedo

La semana pasada hice algunas compras en un supermercado de la localidad y, al salir, me detuvieron dos madres humildes, de entre 25 y 26 años, quienes acompañadas de sus pequeños hijos me pidieron “ayuda” para comprar galletas, a lo que accedí.

El intrascendente evento me impactó, pues minutos antes me despachó un señor de la tercera edad en el deli, y mis víveres fueron empacados por un joven extranjero. En menos de cinco minutos tuve contacto con tres caras contrastantes de la inclusión y exclusión laboral en el Panamá del boom económico.

Los jóvenes entre 15 y 29 años representan el 24% de la población, forman parte del 59% de los que buscan empleo y representan el 29% de la población ocupada. No obstante, su participación en la expansión del empleo ha disminuido de 26%, en el período 2004–2009, a 1.5% entre 2009 y 2012, hasta representar el 60% de la reducción del empleo entre agosto 2012 y marzo 2013, que totalizó 33 mil 04 plazas de trabajo. Veamos el contexto histórico.

El 69% del millón 588 mil 35 panameños que generan ingresos en Panamá percibe un salario, y la generación de empleo “asalariado” (población no agrícola ocupada mayor de 15 años) en los últimos cuatro años (marzo 2009-marzo 2013) describe un perfil muy claro de “quiénes son contratados”. Estos nuevos trabajos han sido 91% de tipo urbano, el 91% entre personas con 10 o más años de escolaridad (53% con títulos universitarios), y la edad promedio de contratación fue de 48 años.

Los jóvenes con primer ciclo o menos solo han tenido acceso al 9% de los nuevos empleos asalariados. El otro 31% de la fuerza laboral la representan “emprendedores”, incluyendo a los que trabajan por cuenta propia, patronos (dueños), trabajadores familiares y miembros de cooperativas de producción. Pero, según las cifras de la Contraloría, hemos pasado de generar 8 mil 341 nuevos emprendedores anualmente (2004-2009) a perder 862 emprendedores por año (2009-2013). De hecho, el 70% de la reducción de empleo entre agosto 2012 y marzo 2013 ocurrió en este segmento de la población.

Con un agudo déficit laboral, 100 mil vacantes en la empresa privada y multimillonarias inversiones en capacitación, los jóvenes (particularmente humildes) no encuentran cabida en una economía con perfiles cada vez más selectivos de inserción laboral, y el emprendimiento sigue siendo “la gran Cenicienta”. Agreguemos el hecho de que cada vez hay más extranjeros que desempeñan actividades con relativamente escasos requerimientos educativos. No es un tema solo de educación, capacitación, inversión o “ayudas sociales”. El objetivo es la inserción laboral sostenible de los jóvenes, a la que ni medimos ni le damos seguimiento. Si ellos no encuentran posibilidad de generar ingresos dignamente, la marginación, el pandillerismo, la delincuencia y la prostitución, entre otros males, serán las consecuencias previsibles. Los hechos “convencen”, las opiniones “confunden”, pero ver esto con un prisma político es trivializar un fenómeno que nos afectará a todos, pues gane quien gane, le tocará gobernar el mismo país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código