CRÍTICA

Corredor sur, con luces cortas: Luis Alberto Sierra

La promesa del corredor sur de ser una solución real para descongestionar y agilizar el transporte hacia el sector este de la capital, se ha diluido con el paso de los años. Ahora, transitar esa vía es un suplicio, pues el crecimiento del parque vehicular no se detiene. Se estima que a diario se registran cerca de 165 mil transacciones en los corredores, y que pasan 65 mil autos, lo que da una idea de la demanda que no se contempló cuando se concibió el proyecto.

No es un secreto, la mortificación que en las horas pico significa tomar este tramo. Experiencia de la que no escapan los visitantes, empresarios y otras personas que llegan al país para hacer negocios y participar en convenciones y reuniones de carácter internacional. En un reciente desayuno de negocios, en el área de Costa del Este, un inversionista europeo se refirió a las bondades de operar en Panamá, por factores como la estratégica ubicación, dinámica económica, seguridad, incentivos y facilidades que ofrece el hub de las Américas. Sin embargo, resaltó la necesidad de que el Estado haga mejoras en la infraestructura vial, para evitar que quienes llegan a la ciudad queden inmovilizados por los congestionamientos.

El del inversionista no es el único comentario de este tipo que he escuchado, y tampoco se puede ignorar, pues el corredor sur es la vía de acceso al Aeropuerto Internacional de Tocumen y parte importante de la imagen del país. Una muestra de la limitación vial y de la necesidad de ampliación de la infraestructura, fue el tranque descomunal que se dio a mediados del año 2010, cuando los aficionados intentaban llegar al estadio Rommel Fernández en donde se celebraría un partido de homenaje al jugador argentino Lionel Messi.

El tramo marítimo del corredor carece de hombros y esto se podría convertir en una trampa de muerte o en un gran riesgo para cualquier conductor cuyo auto sufra un desperfecto, además de generar dificultades en el flujo vehicular. Es contradictorio, además, encontrarse con un tranque en una carretera en la que se paga peaje. Esto da una muy mala señal a los extranjeros que nos visitan, porque es la primera vía del país que recorren.

Es imprescindible, también, ver el tema desde el punto de vista ambiental y buscar fórmulas para que los vehículos pasen por las garitas con mayor rapidez; hacer que lo invertido en la infraestructura sea más eficiente y que las decisiones futuras de una eventual ampliación se tomen a conciencia y teniendo en cuenta los costos y consideraciones en defensa de los humedales y del rico ecosistema natural del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código