TOMA DE DECISIONES

Coyuntura electoral 2014: Antonio Saldaña

Ya señalamos, recientemente, que “en las elecciones generales a celebrarse en mayo de 2014 en Panamá no se enfrentarán proyectos contrapuestos, por ejemplo, el plan oligárquico tradicional versus un programa de corte popular; y tampoco dirimirán el poder corrientes ideológicas diferenciadas”.

Ello es así porque desde la segunda parte de la última década del siglo pasado la oligarquía neoliberal dominante impuso a sangre y fuego –hubo muertos y heridos en la aprobación de una reforma laboral en 1995– las tesis del denominado “consenso de Washington”, basado en la privatización de las empresas públicas y la apertura de la economía nacional al libre mercado; y consecuentemente con ello la hegemonía política de la burguesía neoliberal.

Y aunque los falsos apóstoles de la democracia han asegurado de forma reiterada, cada cinco años en que se celebran elecciones generales para la escogencia de las autoridades, que este ejercicio constituye la esencia de la democracia, la verdad es que este es apenas uno de los derechos; para que exista una real y verdadera democracia, los ciudadanos deben ejercitar sus derechos inherentes a la toma de decisiones fundamentales en la conducción del Estado, cosa que ahora no ocurre así.

Sucede que, desde hace 23 años, las cúpulas políticas y sociales hegemónicas, esto es, el gamonalismo neoliberal y la burguesía comercial y financiera, han convertido al ciudadano de a pie en clientela política, arrogándose ellos el derecho ha decidir el destino de la Nación, bajo el supuesto de que representan el interés nacional, legitimado cada cinco años en elecciones generales.

Desde el punto de vista estructural, y en vísperas de las venideras elecciones generales del año 2014, el país atraviesa un largo ciclo de aumento económico sostenido –10 años consecutivos de incremento a una tasa anual de más del 7%– de una economía capitalista consolidada en un modelo de “crecimiento hacia fuera”.

En la infraestructura el modelo ideológico hegemónico es el neoliberal de clientelismo político, donde fracciones de la oligarquía se disputarán el control del poder político del Estado.

De manera que el escenario electoral del año 2014 se caracterizará por el establecimiento de un invisible combate interburgués o de una encubierta lucha de poderosos intereses económicos; traslapada con poses demagógicas de falsos profetas de la libertad y de la democracia, donde la mayoría de la población será mera espectadora o clientela política.

En concreto, visualizamos no menos de cinco candidaturas presidenciales, el PRD y la alianza etérea con el pueblo y unidad de “sepulcros blanqueados” encabezada por el señor Juan Carlos Navarro; el Partido Panameñista de Juan Carlos Varela; Milton Henríquez será el aspirante presidencial del Partido Popular para procurar salvar a ese colectivo; y probablemente de los 10 (hasta ahora) precandidatos independientes saldrá un pretendiente presidencial.

En el espacio progubernamental se perfila la configuración de una poderosa alianza electoral integrada por los partidos Cambio Democrático, Molirena y una importante corriente del Partido Panameñista, cuyo abanderado presidencial sería el banquero y político, ingeniero Alberto Vallarino Clement.

Si el ingeniero Vallarino dudara en subirse al carro electoral del oficialismo, la figura de recambio sería otro Alberto, indudablemente, el distinguidísimo ingeniero Alberto Alemán Zubieta.

¡Así de sencilla es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código