APROBACIÓN DE LEYES

Crisis de salud para los pobres: Celibeth Gómez Morales

Estados Unidos (EU) era un país que se caracterizaba por brindar a su población protección en todos los sentidos, en especial en el ámbito de la salud y la educación. Las crisis económicas a nivel mundial, las guerras y los atentados terroristas han originado un giro total a la política socioeconómica del país.

El 1 de octubre entró en vigencia la ley del cuidado de salud a bajo costo, también conocida como Obamacare. Es una Ley que reforma el acceso a los servicios sanitarios y de seguros médicos. El Obamacare obliga a los ciudadanos a contratar un plan médico privado. No optan los indocumentados ni las personas en las cárceles. Para tal fin, se ha creado el Mercado de Seguros, que no es más que la posibilidad de obtener diferentes opciones de seguro médico.

Los estadounidenses tienen hasta el 1 de enero de 2014 para inscribirse, de lo contrario se les multará. Los requisitos para anotarse en ese mercado son: ser residente legal de EU y no poseer seguro a través de Medicaid o Medicare.

El Partido Republicano se opone a la implementación del Obamacare por considerar que es un abuso de poder y hará colapsar el presupuesto fiscal. Como represalia, los republicanos no aprobaron el presupuesto y centenares de miles de servidores públicos entrarán en licencia sin goce de sueldo. Imagínense que 368 parques y museos nacionales cerraron las puertas, incluidos los grandes museos de arte y de historia y el zoológico de Washington.

EU goza con una democracia sólida, un país lleno de luchas históricas. Panamá es un “niño de pañales” a su lado. Allá se evidencia la separación de poderes, por lo que la elaboración de leyes debe respetar los intereses de la población. Aquí todas las leyes la impone el Poder Ejecutivo con el apoyo absoluto del Legislativo. Vivimos una crisis más en el sector salud. Y no es de ahora que los panameños hacen un esfuerzo para buscar atención médica privada, pero qué hace aquel campesino o indígena que vive esperanzado a un centro de salud que, a duras penas, posee jeringuillas o Mesopin. ¿Será factible contratar médicos extranjeros para mandarlos a lugares de difícil acceso? ¿Valdrá la pena gozar con estos, cuando no hay infraestructura, medicamentos y el instrumental necesario?

Por otra parte, vale la pena analizar el real estado de superación que posee cada médico panameño especializado. ¿Ustedes creen que un neurocirujano, cardiólogo, etc., luego de tantos años de estudios y sacrificios querrá internarse en Guna Yala, las montañas de Coclé o Bocas del Toro? La respuesta es no. Y quienes sufren son los pobres. Nos toca mirar y analizar lo que pasa en otros países con mayor poder económico y las crisis que afrontan. Vivimos en una ciudad de encantos, de grandes proyectos, pero en el interior la realidad es otra. ¿Estarán los médicos dispuestos a trabajar en el interior?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código