EN BUSCA DE ARMONÍA

Crisol de razas y costumbres: Xavier Sáez-Llorens

Desde una perspectiva genética, todos los panameños somos descendientes de inmigrantes de diversas latitudes, unos más directos que otros, según diluciones generacionales de la impronta original. Los primeros pobladores, mal llamados originarios, provinieron inicialmente de etnias euroasiáticas que colonizaron tierras americanas al norte del istmo y posteriormente, vía retrógrada, de nómadas indígenas asentados en el sur. Durante los últimos cinco siglos, extranjeros de múltiple procedencia se han radicado en suelo patrio. La importante presencia actual de españoles, italianos, chinos, judíos, árabes, colombianos, venezolanos y norteamericanos refleja la vocación cosmopolita de Panamá. Muchos de ellos han adquirido la ciudadanía y son tan panameños como los que hemos nacido en este maravilloso lugar. Nuestro país es un crisol de razas. Deberíamos sentirnos orgullosos de vivir en armonía, sin discriminaciones, mostrando al mundo que puede haber paz y solidaridad entre grupos humanos que comparten la misma especie.

Si somos mezcla racial, resulta lógico que tengamos costumbres disímiles. No entiendo, por tanto, el afán de políticos y comunicadores en cuestionar y hasta intentar prohibir que agasajemos distintas tradiciones internacionales. Recientemente, varios ejemplares han arremetido públicamente contra la fiesta de las brujas (Halloween), el día de acción de gracias (Thanksgiving) y el viernes negro (black friday) por considerar que estas actividades son foráneas y trastocan la identidad criolla. El nacionalismo en exceso traduce complejo de inferioridad. Curiosamente, a muchos de estos “nacionalistas” los ves usando productos Nike, pantalones Levi´s, camisas Tommy Hilfiger, comprando Lego a sus hijos por Amazon, hablando por iPhone, tomando Coca-Cola y preparando hamburguesas en la barbacoa. Incoherencia en su máxima expresión.

La fiesta de Halloween (contracción de All Hallows´ Eve o Víspera de Todos los Santos), también denominada Noche de Brujas o Noche de Difuntos, es una diversión que se organiza en Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Reino Unido, en países no anglosajones como México o Colombia y en menor medida en Centroamérica el día 31 de octubre. Es un espectáculo de origen céltico, conocido como Samhain, que deriva de irlandés antiguo y significa fin del verano. Los antiguos celtas creían que la línea que unía a los vivos con los muertos se debilitaba con el cambio estacional, fenómeno que permitía a los espíritus, tanto benévolos como malévolos, traspasar esa frontera. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. El uso de trajes y máscaras tenía como objetivo ahuyentar a los lémures malignos, pensando que al adoptar su propia apariencia se evitaba su maldición.

Thanksgiving (Día de Acción de Gracias) es una ceremonia rutinaria en Estados Unidos y Canadá. Los estadounidenses la realizan el cuarto jueves de noviembre y los canadienses el segundo lunes de octubre. Típicamente, es una reunión en torno a una mesa donde familiares y amigos comparten un banquete. Esta práctica tiene como origen una mezcla de tradiciones europeas y nativas. En Europa, los festivales se llevaban a cabo antes y después de los ciclos de cosecha para agradecer por una buena temporada, celebrando después del duro trabajo junto con el resto de la comunidad. Paralelamente, los aborígenes americanos también veneraban el final de la cosecha.

Black Friday (viernes negro) se refiere al día que se inaugura el período de compras navideñas, con significativas rebajas en las tiendas minoristas. El término aparentemente se originó en Filadelfia para describir el denso tráfico de personas y vehículos que circulaban por las calles la mañana siguiente a Thanksgiving. Una explicación alternativa indica que el vocablo “negro” correspondía a las cuentas de los comercios, que pasaban de números rojos a negros gracias al superávit. Aunque no se trata de un feriado, muchos patronos liberan a sus empleados, incrementando así la cantidad de potenciales compradores. En Estados Unidos, desde el año 2005, este ha sido el día de mayor movimiento de ventas anuales.

Así como exigimos libertad de expresión, empresa o culto, igual principio debemos aplicar a la libertad de festejo. La gente tiene derecho a ser feliz como le plazca, mientras su límite no invada el terreno de terceros. ¿A quién afecta que una comunidad o urbanización disfrute esta clase de entretenimientos? Por otra parte, si analizáramos algunas de las habituales conmemoraciones “panameñas”, nos percataríamos de que, con excepción de las festividades patrias, las demás no son precisamente tributos de extracción autóctona. Los carnavales, la Semana Santa, el Día del trabajo, el Día del Padre o de la Madre, la Navidad o el Año Nuevo, emanan de tradiciones seculares o religiosas gestadas en otros lares y convenientemente modificadas para declarar asuetos, rendir pleitesías o, primordialmente, para ampliar las oportunidades de negocio.

Eso sí, independientemente de que adoptemos o no hábitos forasteros como propios, las actuaciones políticas como Estado soberano no deben obedecer a recomendaciones impuestas desde el exterior. Censuro, por tanto, la posición parcializada de Panamá en el conflicto Israel-Palestina, distanciada de nuestra neutralidad e idiosincrasia como crisol de razas y costumbres al servicio del planeta entero. Torpe decisión. @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código