TRANQUES VIALES

Crónicas de una ciudad imposible: Rossana Uribe

Lunes por la mañana, tengo una reunión de negocios y me traslado desde mi oficina en Obarrio a Costa del Este. Tomo las precauciones de tiempo, según yo, adecuadas, sin embargo ni el mejor de los pronósticos es acertado. Demoro una hora y media en hacer un recorrido que si se mide en kilómetros es una minucia.

Y es que así está la ciudad, y me quejo hasta con sentimiento de culpa, ya que sé que miles de ciudadanos viven historias de horror diarias por los tranques para salir a trabajar o estudiar y volver a sus hogares.

Salir o entrar a Obarrio es en estos días misión imposible y un juego de adivinanzas: ¿Qué calle habrán cerrado? Hoy es una, mañana otra y los trabajadores juegan con nosotros con sus letreros de “Siga” y “Alto” que mueven o paralizan este importante centro de negocios.

Entre los soterramientos de cables (que ya urgían), los edificios en construcción que obligan al cierre de las calles (porque sus trabajos así lo ameritan), la falta de visión para haber construido más vías de desalojo hacia el este y el oeste, y unos corredores que se han quedado obsoletos, esta ciudad es, francamente, poco propicia a tener un desarrollo óptimo.

Urge ampliar el corredor Sur. Esto es un hecho. Que lo hagan con las islas o sin ellas, pero esa vía ya no se da abasto por la cantidad de vehículos que ahora “deben” transitar por ahí, pues no hay otras. Los trabajos que se hicieron en Panamá Viejo han ayudado, pero son solo una curita que no cierra la gran herida.

Soy una firme creyente en la ampliación de las vías. Si el corredor Sur se amplía a seis carriles, desde Tocumen hasta el túnel de las Esclavas, más otros seis carriles adicionales en un viaducto elevado, desde el tramo de Atlapa hasta conectar con la cinta costera, eso sería de inmensa ayuda para desalojar varios cuellos de botella imposibles de obviar ahora. ¿Quién no ha perdido la calma en el entronque de Ciudad Radial o en las casetas de Atlapa, por ejemplo?

Y no nos engañemos, esa parte de la ciudad seguirá creciendo. Cada vez hay más edificios, barriadas, escuelas, parques industriales, distribuidoras de autos, negocios y oficinas. Pero bueno, ese es el progreso. Debemos aceptarlo con gusto, pero también tomar las medidas necesarias para que no debamos sufrir un crecimiento doloroso.

Y, por favor, que terminen pronto con los parches y desviaciones en la ciudad, porque así no avanzamos, literalmente, ni en los vehículos ni en el crecimiento del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código