EL MALCONTENTO

(Inc) Cultura en Panamá: Paco Gómez Nadal

Yo no sé en qué estaban pensando las y los promotores de la ley de Cultura en Panamá. Quizá estaban desorientados o no tienen televisor. Quizá son parte de esos iluminados ajenos a la realidad o su ingenuidad roza los límites de la imprudencia.

Si me hubieran consultado les hubiera dicho que en el país no triunfa ni la [agri]cultura. Que es el tiempo del robo y la especulación; de la grosería y el mal gusto; del gigantismo y de la autocracia presidencial; de las fiestas populistas donde corre el guaro, y de los pesebres importados con copete de nata... No de cultura... ¡por Dios!

La cultura es un lujo y un peligro. Un lujo porque representa un gasto y no una inversión, una pérdida de valiosos recursos a los que, de otro modo, se le pueden sacar utilidades. Vean si no el Teatro Balboa, recuperado de la ruina gracias al aprovechamiento –patético, dirán ustedes– por parte de una televisora y de sus programas de atontamiento general. La gente no quiere cultura, quiere diversión. Por eso dejamos que se caigan los museos del interior del país, para generar predios baldíos utilizables en actividades más lucrativas... por eso nos importa poco si nuestros sitios históricos se quedan si la declaración de Patrimonio de la Humanidad porque eso es cosa de yeyecitos pseudointelectuales y nosotros somos un Gobierno de empresarios dispuestos a sacarle la rentabilidad al Casco Antiguo aunque sea una isla en mitad del asfalto.

Es un peligro –y este argumento no es menos importante– porque más cultura puede significar más pensamiento crítico, más creatividad, más mentes entretenidas en el nocivo deporte de pensar por sí mismas. Si la democracia es “continuidad” también lo es el “clientelismo” y la “ignorancia”, tan reñidas con eso que ustedes quieren promocionar bajo el nombre de cultura.

Si me hubieran consultado, les insisto, les hubiera recomendado una ley de la (Inc) cultura, que eso sí nos gusta. Por ejemplo, la construcción de megainstalaciones culturales en las que después pudiéramos hacer certámenes de mises o conciertos de estrellas del pop. Si fuera posible sobre un relleno o creando una nueva isla que se desgaje del podrido árbol de cemento en que estamos convirtiendo Amador. O quizá... quizá podían haber propuesto que Chello Gálvez se hiciera cargo del ministerio de Cultura para que implementara un plan nacional de formación en el que se enseñara la “cultura del transfuguismo”, la “cultura de la antiestética”, la “cultura mafiosa” o la “cultura del improperio”, tan útiles en este mundo de pirañas en el que el que muerde primero muerde mejor.

No niños no... se equivocaron de pleno y Nuestro Líder no iba a permitir que la ley se le colara en su compleja agenda. Habrán visto a Martinelli dando su bendición en público en torneos de golf, hoteles, ferias comerciales, partidos de fútbol, alguna que otra misa (pocas), derribo masculino de edificios ilegales y otros actos importantes o juergas alcohólicas en bares de amigos, pero es difícil que lo recuerden en un evento del festival de artes escénicas o en un recital poético o en la Biblioteca Nacional (señor presidente, la biblioteca queda en el parque Omar, la puede buscar en Google maps). Él, Nuestro Líder, sabe distinguir el polvo de la paja y siempre elige el polvo...

Reconozco que me enterneció su alegría cuando la ley fue aprobada en La Tremenda Corte y no se dieron cuenta de que faltaba todavía la bendición de Tres Patines para que la Cultura (con mayúsculas) se hiciera sitio en el reino de los fariseos y los especuladores. Recuerde, cuando tenga nuevas propuestas, hacerlas en el terreno adecuado o con la aprobación de Presidencia, que ese control previo a la autodenominada Asamblea Nacional aún no ha sido eliminado por la contadora de los Súper 99.

Yo mientras me voy a disfrutar un rato con Nuestro Líder a Grecia. Eso de ser una potencia mundial en vender licencias y banderas a barcos de todo el planeta sin preguntar qué llevan o para qué las quieren hay que celebrarlo. Han venido algunos de nuestros aliados italianos, aunque solo los hemos encontrado en la Italia pre Monti. Pensábamos que al ser potencia mundial y el paraíso de unos cuántos buscados por la justicia tendríamos más éxito en la gira europea. No ha sido así, pero no hay mal que por bien no venga y vamos a aprovechar la agenda vacía para disfrutar de la cultura del viejo continente: nos hemos enterado que en Polonia están jugando fútbol del bueno. Saludos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código