COSTOS Y AMBIENTE

Dar a los ganaderos lo que merecen: Milton Clark M.

¿Hasta cuándo tendremos que soportar las majaderías de los industriales? Ya es hora de ponerle freno a los “pobrecitos” ganaderos, a los lecheros y a todos los sectores que ponen a sufrir a los consumidores, cuando suben el precio de los alimentos, con el argumento de que no pueden subsistir en negocios tan riesgosos y dicen no tener las ganancias que esperan, ¿con lo elevado que tienen los precios?

¿Quiénes son culpables de que los ríos no tengan agua y el pasto no reverdezca por la falta de lluvias en años recios? Son los propios ganaderos, los de Azuero, solo para tomarlos de ejemplo. Ellos tuvieron ganancias y exportaron, pero querían más. Por eso, deforestaron otras tierras estatales, en Darién y Colón, para lograr mayor rentabilidad con las exportaciones, pues la carne que producen no se queda solo en la mesa del consumidor local.

Bueno sería que dejemos de consumirla, así tendríamos mejor salud y más dinero en el bolsillo, porque no solo de pan vive el hombre. El presidente Juan Carlos Varela hizo su parte para bajar la canasta básica. ¿Y nosotros, por qué no dejamos de consumir todo lo que sube y no baja? Si ellos no tienen lucro sin subir los precios, entonces que cambien su forma de vivir. Vendan ropa, dedíquense al turismo o sean banqueros, pero no le roben más al pobre que solo sabe vivir de una forma.

Este círculo vicioso tiene que parar. ¿Recuerdan cuando la vacas estaban locas, y lo que pasó con una cadena de mercados? ¿Por qué tenemos que vivir preocupados todos los días por comer carne y leche, cuando hay tantas formas saludables de alimentarnos para vivir? Me llama la atención que muchos de los que dicen no tener qué comer, están obesos y llenos de energía para salir a cerrar las calles. Es la misma realidad que se observa cuando la gente se acostumbra a consumir lo que no necesita, en detrimento de su propia salud física y mental.

Nos endeudados, con tal de tener el lujo de otros. Ahora resulta que el celular es más importante que el alimento, y permanecemos atentos a la pantalla, sin ver hacia el frente ni a los lados, siempre pendientes del WhatsApp.

Es hora de adoptar hábitos saludables, de optar por la alimentación vegetariana o vegana, de comer pescado o, tal vez, pollo. Muchos moradores de las áreas rurales solo comen carne cuando pueden. La artritis, el cáncer, la esclerosis, el ácido úrico, los problemas digestivos y muchas otras enfermedades se atribuyen al consumo excesivo de carne y leche. Hay otras formas de obtener proteínas sin comer productos animales.

No consuman esos productos y verán que tendrán que bajarle el precio, porque así como disminuye la demanda, disminuyen el costo. Los hábitos deben cambiar y, por ejemplo, comer carne solo cuando vamos a un restaurante en donde los precios pueden variar y el que va se puede dar ese lujo. No saben el poder que tiene el consumidor cuando se lo propone. ¿Cuántos más de nuestros bosques tropicales de tierras bajas se seguirán destruyendo a manos de ganaderos inescrupulosos para vender más hamburguesas?

Un alto porcentaje del calentamiento global se debe al hábito exagerado de consumo de carne de diferentes animales que ocupan una vasta extensión de la tierra, que podría ser utilizada de manera sana y sabia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código