EXCESOS DE CARNAVAL

¡Destronemos al rey Momo!: Oreste Del Rio Sandoval

Como una de las historias más irónicas que conozco, con más de 100 años de monarquía, el rey Momo parece haberse convertido en el soberano indiscutible del 70% de los panameños. Cuenta la leyenda, que en su juventud, sin ser el más ostentoso ni el más pródigo de los monarcas, fue un rey con un encanto innegable, y motivaba al pueblo para que celebrara con alegría, música de tonadas y un desborde de tradiciones los cuatro días que duraban las fiestas del Carnaval. Entonces, resaltaba la belleza de las mujeres de nuestro país, que eran escogidas reinas cada año y luego eran descritas como las más hermosas de todo el territorio nacional; como fue el caso de la primera reina, su majestad Manuelita Vallarino, quien gozó la fama de ser una de las más bellas de Panamá hasta el día de su muerte.

Lastimosamente, a medida que crecía, Momo se volvió cada vez más tosco, desmedido y cruel, propiciando ahora en sus celebraciones anuales excesos de libertinaje y desenfreno.

¡El rey Momo ha perdido la cordura!, provocando después de sus mandatos la estigmatización pintoresca de aquellos que nacen entre los meses de noviembre y diciembre –los de mayor natalidad–, con el alias de “carnavalazos”. Se ha vuelto ofensivo y ha desvirtuado el paseo real, y aunque todavía escoge a las mujeres más bellas como reinas del Carnaval, las expone a un amargo escenario de inculpaciones malintencionadas, críticas injustas y ataques personales, provocando sin poder asegurarlo con datos estadísticos que los tres meses siguientes al Carnaval sean los de mayor incidencia en la tasa de abortos.

Ante todo lo dicho, parece increíble e ilógico pensar que el 70% de los panameños espere con tanta impaciencia y efervescencia la llegada de los cuatro días anuales de la monarquía del rey Momo. ¡Pan y circo! en palabras de los emperadores romanos.

Somos un pueblo que está obligado a recuperar la esencia de esta linda festividad, antes de que se pierda por completo.

¡Destronemos al rey Momo!, cuyas prácticas parecen haberse desvirtuado rápidamente a lo peor. Esto nos hace cada vez más difícil reconocer las virtudes que nos diferencian como seres humanos, en vez de ello, nos convierten en una sociedad que se permite despilfarrar miles y miles de galones de agua en detrimento de miles y miles de panameños que realmente la necesitan, no para refrescarse sino para vivir mejor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código