FERIA DEL LIBRO

Distracciones literarias: Xavier Sáez-Llorens

Fui, en un par de ocasiones a la feria del libro. Aparte de la atractiva atmósfera que se genera cuando un tumulto de gente interesada en letras y prosas se congrega en un solo lugar, sentía curiosidad por presenciar la conversación con la “boxeadora”, Flor Mizrachi, sobre la génesis de su Knockout dominical; las interioridades de los ganadores del concurso Ricardo Miró 2014 (Ela Urriola, Isabel María Pérez de Burgos, Víctor Manuel Rodríguez y Ariel Barría Alvarado); el coloquio sobre la narrativa negra entre Juan David Morgan, Juan Bolea y Osvaldo Reyes; los comentarios sobre la novela La reina descalza, de Ildefonso Falcones; los nuevos proyectos literarios de Rosa María Britton y Rosa María Tapia; las pláticas sobre la lengua coloquial de Berna de Burrell, Margarita Vásquez y Aristides Martínez, o el homenaje al ilustre poeta César Young Núñez. Desafortunadamente, por diversos motivos, no pude satisfacer todos esos deseos.

Pese al fecundo repertorio de obras y actividades de panameños meritorios, me llamó la atención el énfasis casi exclusivo que los medios de comunicación le dedicaron al hijo del criminal narcotraficante Pablo Escobar. Debido a esa deformación mediática en resaltar lo podrido por encima de lo virtuoso, el público abarrotó el diálogo con este personaje y agotó la venta de su frívolo libro.

No nos asombremos, entonces, de saber que nuestra sociedad vive extasiada por morbo, violencia, misticismo y superficialidad, con casi nulo entusiasmo por conocimiento, filosofía o pensamiento crítico. Debo censurar, además, el precio excesivo de la entrada a un espectáculo que debiera servir de estímulo para que cada ser humano, independiente de su condición socioeconómica, se nutra del encuentro con la cultura. En muchos países, la asistencia a este tipo de ferias es gratuita. Hay que ir pensando, también, en buscar un escenario más amplio para evitar el hacinamiento en los próximos eventos, con suficiente espacio para el aparcamiento y circulación vehicular en el entorno.

Contagiado por el ambiente literario a mi alrededor, pero con mis neuronas distraídas por el empeoramiento de la salud de mi progenitora, decidí regresar prontamente a casa para iniciar mi terapia mental con escritura melancólica. Recordé, en ese momento, unas frases del cuentista aragonés Roberto Malo, extraídas de una colección de fábulas tituladas La madre del héroe. Las tuve que rellenar con mi imaginación porque la memoria, con creciente frecuencia, me está siendo infiel.

Palabras más, palabras menos, el teclado empezó a plasmar la impronta siguiente:

“Por culpa del azar o de un descuido, cualquier mujer puede llegar a ser madre. Toda dama, desde edades precoces, está dotada con un instinto maternal que sirve para preservar la especie. Si no fuera por este atavismo biológico, lo que ella haría al ver nacer a una criatura diminuta, arrugada y ruidosa, sería apartarla e ignorarla. Pero, gracias a esa inspiración procreadora, la mira embobada, la juzga preciosa y la cuida gratuitamente por el resto de su existencia. Porque ser madre es un sentimiento más poderoso que terminar los estudios, triunfar en una carrera, asistir a reuniones sociales o mantener la estética corporal. Es ejercer la vocación sin descanso: amamantar, sonar narices, lavar pañales, cumplir con las vacunas, insistir en que se laven los dientes, se acuesten temprano, se porten bien, saquen buenas calificaciones, tomen leche, no fumen y eviten las drogas; es fisgonear a novios o novias, regañar por palabrotas, desvelarse hasta que regresen de la fiesta, temblar cuando aprenden a manejar, estresarse a la hora de exámenes; es servir de niñera, maestra, amiga, chofer, cocinera, lavandera, médico y policía, sin cobrar salario alguno; es entregar su incondicional amor y tiempo sin esperar ningún agradecimiento; es soportar apaciblemente, aduciendo que es parte normal de la rebeldía de la adolescencia, insultos o gritos”.

Madre es alguien que nos quiere y protege todos los días de su vida, que llora de emoción al percibir que uno se acuerda de ella al menos una vez al año, un 8 de diciembre.

Aunque es fácil quedarse corto en la descripción de todas las cualidades que adornan a ese maravilloso ser, convendría resaltar su peor defecto: se mueren antes de que uno alcance a retribuirles una parte minúscula de lo que han hecho o manifestarles lo mucho que significan para nosotros.

Lo dejan a uno desvalido, huérfano y con pesadumbres de culpa. Por suerte, hay una sola. Nadie aguantaría el dolor de perderla dos veces. Pido disculpas por terminar aquí y no culminar esta dedicatoria. Recibí una llamada alertándome de su agonía. Minutos después, mamá decidía abandonarnos… @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código