DESARROLLO EFICIENTE

Edificios verdes: Juan Felipe De la Iglesia

Si hay una afirmación que se puede hacer con certeza es que en los últimos años se ha incrementado, de manera exponencial, el uso de frases con palabras como: calentamiento global, desarrollo sostenible, ambientalismo, eficiencia energética, etc.

Esto es un fenómeno que se puede observar a nivel mundial. No fue sino hasta una reciente edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que se incluyó la palabra ambientalista. En un mundo con recursos naturales limitados el concepto de desarrollo sostenible está apareciendo en la agenda de la empresa privada y pública a nivel mundial. Se puede sentir un movimiento “verde” de magnitudes enormes. Dentro de este movimiento hay la posibilidad de ocupar espacios de trabajo, vivienda, públicos y sociales que reduzcan el daño al medio ambiente y a sus ocupantes, desde su diseño, construcción y operación.

Estas edificaciones son conocidas como edificios verdes. En países como Panamá, los edificios contribuyen a más del 50% de las emisiones de gases de invernadero.

Para garantizar que estos edificios verdes sigan unas normas específicas de desarrollo, hay diversas certificaciones que se pueden obtener a nivel internacional.

En Australia, la certificación que usan se llama Green Star, en Europa rige la Breeam (Building Research Establishment´s Environmental Assessment Method) y en Estados Unidos rige la norma Leed (Leadership in Enviromental Design). Estas normas son de carácter internacional y pueden ser obtenidas en cualquier país, siempre y cuando se cumpla con los parámetros establecidos por éstas. En Panamá, la norma más común es Leed y a la fecha se cuenta con un solo edificio certificado, la Embajada de Estados Unidos, y más de 20 proyectos en proceso de certificación.

En los últimos dos años, he tenido la oportunidad de participar en el desarrollo de un edificio verde importante de la plaza. Un edificio en el que el consumo de agua, la eficiencia energética, los métodos constructivos limpios y la salud de los usuarios han sido tomados con seria importancia desde sus primeros días de diseño y seguirán siendo tomados con igual importancia hasta la operación del mismo. Esto lo demanda el nivel de certificación Leed que se busca (Leed Gold) donde se siguen unos rigurosos procesos de documentación, inspección y puesta en marcha del edificio.

No me cabe la menor duda de que un edificio certificado como verde es más eficiente energéticamente, menos contaminante durante su construcción y provee mejores espacios de trabajo/vivienda y demás para sus usuarios. Muy pronto, en la plaza, el mercado y sus consumidores demandarán que los edificios sean verdes.

En otros países hay incentivos fiscales, de demanda de mercado y económicos (a largo plazo) reales para el desarrollo de un edificio verde. Panamá, con todos sus rascacielos, se encuentra apenas al comienzo de este movimiento. Los beneficios apenas se pueden saborear. Los profesionales locales debemos ir preparándonos para enfrentar y sacarle provecho a este movimiento y así poder contribuir a un desarrollo nacional más sostenible.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código