FALENCIAS

Educación particular y supervisión: Jorge Luis Macías Fonseca

La supervisión escolar es un factor esencialísimo en la labor académica-docente. Por medio de ella el conocimiento del desarrollo del proceso educativo es aprehendido en toda su dimensión. Precisamente, la ausencia de una labor efectiva y científica de la supervisión escolar constituye parte eficiente de la crisis por la que atraviesa el sistema educativo en Panamá.

El supervisor escolar debe estar dotado de una serie de condiciones: formación académica, conocimiento de la tarea de supervisión, comprensión de la filosofía del sistema educativo, y principalmente del compromiso con la educación nacional.

Sería importante que el Meduca, tanto en los niveles regionales como de la Dirección Nacional de Colegios Particulares, expusiera los avances –si los hay– que se han dado en la materia referida a la supervisión, o en otro sentido, explicar cómo han llevado a cabo si es que en verdad se ha realizado.

Pareciera que la supervisión escolar no alcanza a los colegios particulares. Al menos así lo advertimos en el colegio La Salle de Margarita, en Colón, cuando ante una situación relacionada con un docente del área de matemáticas, solicitamos se nos informara si existía un programa de supervisión a lo interno que permitiera conocer ¿qué se enseñaba? y ¿cómo se enseñaba? Además, si había un control de la planeación de las actividades académicas.

Jamás recibí respuesta, lo que evidenciaba que no había organización y que se podría estar improvisando al margen de lo estipulado en la Ley Orgánica de Educación, según la cual los colegios particulares deben desarrollar los mismos programas que se ejecutan en los colegios públicos.

No obstante, los colegios particulares actúan con su propia lógica –más mercantilista y menos pedagógica–, conceptuando que pueden hacer lo que les venga en ganas para fortalecer el negocio.

Es impensable que, por largo tiempo, los estudiantes del colegio La Salle de Margarita hayan tenido que someterse a los desafueros de un profesor de física, quien amparado por la dirección del plantel ha desarrollado la técnica del fracaso como una manera de lograr más ingreso para las arcas del colegio. Ese docente, sin importarle la suerte de los estudiantes, los ha sometido a desarrollar proyectos fuera del horario de clases, en lugares ajenos a sus hogares, provocando que lleguen a sus casas a altas horas de la madrugada.

Pareciera que el Meduca no ha advertido este asunto, y si tiene conocimiento ha preferido el silencio sin saber por qué.

Allí ha fallado la supervisión escolar, que no ha sido capaz de conocer lo que se está dando de manera escandalosa en el colegio La Salle; ha fallado la dirección del colegio, que tiene conocimiento de lo que está ocurriendo, pero ha preferido amparar esta situación; han fallado los padres de familia, que por temor a las represalias han guardado silencio, prefiriendo el murmullo o la queja lastimera que no pasa del pasillo.

Urge la intervención del Meduca, del Ministerio de la Familia, los juzgados de menores y la Defensoría del Pueblo para que hagan las investigaciones pertinentes y se establezcan las responsabilidades del caso, frente al desconocimiento de los derechos de los menores violentados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código