MÁS ORIENTACIÓN

Educación sexual en Panamá: Jaime Correa Morales

El 19 de enero, La Prensa publicó resultados impactantes de encuestas realizadas por el Instituto Gorgas de Estudios de la Salud, relativas a la sexualidad de los panameños. Resumiremos algunos: Mayoritariamente saben qué es el VIH–sida, pero más del 80%, de ambos géneros, desconoce que la relación sexual sin preservativo es un riesgo potencial para contraerlo. Además, desconocen otras formas de transmisión. El 39.7% de las mujeres y el 50.4% de los hombres aceptó haber tenido dos o más parejas en el último año y, de estos, más de la mitad reconocen haber tenido relaciones sin tomar precauciones. Casi el 40% de las mujeres entre 15 y 49 años, casadas o unidas, no quiere tener más hijos; pero mientras en los estratos pobres el promedio de hijos es de cinco, entre lo más pudientes es de 2.5. Además, es bien sabido que uno de cada cinco nacimientos proviene de una menor de edad.

Es inconcebible que en pleno siglo XXI aún tengamos estos graves problemas sociales que son prevenibles mediante la educación sexual. Esta, en varias ocasiones se ha tratado de implementar, pero se ha rechazado principalmente por oposición de la Iglesia. No soy anticatólico, pues esa ha sido mi religión y la de toda mi familia, pero tampoco soy un creyente incondicional de las prédicas de quienes se denominan los representantes de Dios en la tierra. Hecha esta aclaración, comento: La educación sexual escolar debe ser obligatoria, pero como última y provisional alternativa podría ser materia electiva, sujeta solamente a aprobación de los padres. Estos asumirían así la responsabilidad de la salud de sus hijos menores, que es como debe ser. En cuanto a las madres que no quieren más hijos –e incluso aquellas que rehúsen tener hijos, agrego yo– todas deberían ser esterilizadas gratuitamente por el Estado, previo trámites legales. Es inhumano que estemos predisponiendo a ciudadanos a contraer enfermedades prevenibles, como también lo es que traigamos al mundo hijos indeseados, sin padre y muchas veces hasta abandonados por su madre, a los que no les queda otra alternativa que delinquir para subsistir y –en ambos casos– resulta una enorme carga económica y social. Siempre se ha insistido en que la medicina preventiva es preferible a la curativa y eso es lo que se debe hacer, lo cual resultaría mucho menos traumático para todos. La sexualidad no fue inventada por los hombres; el impulso o deseo sexual nos lo implantó el propio Dios al momento de la creación y, por ello, no podemos considerarlo pecaminoso, como se nos quiere hacer creer. Si una relación goza de la anuencia de las dos partes, no veo cómo podría considerarse indebida. Pero sí es muy importante que ambos tengan claro conocimiento de las consecuencias de sus actos y ello solo se logrará a través de la educación sexual.

La función de la Iglesia no debe ser imponer su criterio por sobre toda la humanidad, afectando hasta a aquellos que no son católicos, ni siquiera en los aspectos morales, ya que para ello Dios nos otorgó inteligencia y libre albedrío. Su misión debe ser, tiene que ser, mediante la prédica dictar a sus fieles las normas que consideren buenas y las que no, y que cada quien decida. ¡En una sociedad democrática, los ciudadanos deben tomar sus propias decisiones y hacia ello deben ser orientados!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código