PARTICIPACIÓN DESIGUAL

Educación capitalista: Jorge E. Madrid M.

La crisis educativa panameña ha sido objeto de muchos análisis teóricos y de coyuntura en razón de una lucha constante entre docentes y Estado o poder político de turno. Estos dos componentes del sistema educativo panameño no son los únicos elementos a considerar, ya que dejan por fuera toda la estructura social, económica y cultural, que ha sido creada desde la fundación de la República.

Una de las luchas más fuertes que confrontó el sistema educativo fue la vivida con las reformas promovidas por el gobierno del general Torrijos, que en su momento fue comparada con el sistema educativo cubano, lo cual motivó la reacción de miles de docentes que la vieron como el umbral de una educación comunista para los niños panameños.

Paralelo al problema educativo se ha desarrollado el resto de la sociedad panameña, inmersa en un sistema de producción capitalista, de libre oferta y demanda, de una economía abierta y de mercado, es decir rodeada del modelo de acumulación capitalista. Esta variable sistémica tiene un peso considerable en lo que se pretende transformar de la educación, porque la educación capitalista es la que explica muchos de los hechos que se critican y de los que, equivocadamente, se culpan a los docentes.

Los docentes son obreros de la educación que trabajan para sobrevivir en la economía de mercado, venden su fuerza de trabajo al mejor postor, igual que cualquier otra persona económicamente activa, y el sistema educativo ofrece una de las pocas fuentes de empleo estable y aumentos periódicos, que no dependen de los cambios de gobierno cada cinco años.

El sistema económico y la distribución de la riqueza actual son generadoras de las desigualdades entre los sectores sociales productivos (patrones y obreros) y a su vez demandan la formación de una clase trabajadora que le responda a sus necesidades de generación de ganancias o producción de bienes y servicios, indistintamente si esta fuerza laboral cuente con los estándares académicos más altos (maestrías y doctorados). En esta dirección el sistema educativo cumple más que nada una función selectiva (seleccionar a aquellos que pueden acceder al poder y el control económico) y otra reproductiva (hacer que las divisiones de clases se reproduzcan a sí mismas); ofrece los conocimientos básicos (matemática, lectura, escritura y capacidades operativas tecnológicas).

Es así como la educación capitalista responde al interés de los sectores gobernantes, por mantener un modo de producción en el que los actores sociales identificados como clases dominantes o clases dominadas participen del desarrollo bajo condiciones desiguales (colegios particulares y públicos) y con privilegios unos (subsidios colegios particulares) y los otros de forma, marcada y constante, en desventaja (colegios y universidades para hijos de obreros y, colegios y universidades para hijos de patrones).

La educación capitalista no es para lograr la libertad e independencia de las personas, las ideas innovadoras (reforma curricular de la ministra Molinar) deben estar acordes al orden de las ideas políticas de dominación (Cambio Democrático). Es decir, que las nuevas tendencias deben reproducir social y culturalmente las estructuras básicas que sostienen el capitalismo (grado de inversión), se transforman y se reforman para dar paso a nuevos estilos externos al dominio central de la sociedad y su régimen de privilegios elitistas. La mayoría de los sectores económicos poderosos educan a sus hijos en países del primer mundo.

El objetivo principal de la educación capitalista es mantener las relaciones sociales de producción en equilibrio permanente, que le garantice la existencia al sistema económico, en consecuencia eliminar la pobreza en todas sus variantes no forma parte de sus prioridades. Este protagonismo dual de la educación contiene en sí misma su propia contradicción natural, que consiste en ser progenitora de un dominio sobre la clase trabajadora, mediante el conocimiento como herramienta de control y subordinación, pero este mismo conocimiento le permite a estos sectores o fuerzas productivas transformar la realidad utilizando su propia condición material (la pobreza) para oponerse a un mundo que no le es propio y que tiene un enorme telón de ilusiones terrenales (promesas electorales) que cada día se dejan ver frente a sus conciencias y necesidades de lograr la solución a sus principales problemas de una existencia más digna y humanizante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Mar 2017

Primer premio

5 5 2 9

ADAA

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

1396

3er premio

7855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código