REFLEXIÓN

Educación en crisis: Luis A. Sánchez M.

Es curiosa la forma como las personas maduramos de acuerdo con cada etapa de nuestra vida. Así vienen a mi memoria extractos del discurso en clases de algunos docentes que, al igual que ahora, los gobiernos de turno denominaban “subversivos e instigadores”, porque intentaban hacernos ver la realidad de lo que ocurría con el sistema educativo. Eran mis años de adolescencia, de primeros amores y de parrandas, por esa razón no le di mayor importancia a aquellos señalamientos.

Hoy día, mientras me ocupo de ayudar a mis hijos en sus deberes escolares, comprendo cuánta razón tenían los docentes. Paulatinamente, un gobierno tras otro se ha encargado de amoldar el sistema educativo a las exigencias de las grandes corporaciones e incluso de las religiones. La misión parece ser, como dice Arjona: “Prohibido pensar, que ya todo está escrito”. Es así como han eliminado del pénsum académico materias básicas en el desarrollo intelectual del individuo, al igual que la lectura.

En mis años de primaria era indispensable en la mochila de todo estudiante el libro de lectura del que cada semana se analizaba una narración. Ya, en secundaria, era normal la asignación de leer los grandes clásicos de la literatura universal, desde las singulares fábulas o tragedias de la mitológica literatura griega, pasando por Cervantes, y Mariano Azuela hasta Neruda, García Márquez y Galeano en nuestros días.

Aquellas lecturas nos proporcionaban no solo conocimiento general, sino la capacidad de analizar, cuestionar y sustentar nuestros puntos de vista y opiniones en el marco del respeto y el debate de ideas, elementos fundamentales en el desarrollo del ser humano. Disminuir o limitar tales aptitudes es una filosofía que garantiza mano de obra barata para las industrias y, sobre todo, obreros sin la menor capacidad de sustentar elementos de juicio a la hora de interceder en pro de sus derechos y aspiraciones como seres humanos.

He ahí la génesis de la corrupta clase política local, que se aprovecha de la ingenuidad que caracteriza al panameño, de manera que la mayoría los ve como la panacea para la solución de sus problemas, sin percatarse de que esos mismos problemas son el caldo de cultivo que estos personajes necesitan para seguir parasitando el erario público, mientras se venden como los héroes del pueblo.

Hoy, por fortuna, culminó una batalla más del noble y aguerrido gremio docente, y se develó la manera falaz como la clase política pretendía hacernos creer que los educadores se negaban a ser evaluados. Una vez más queda al descubierto la irresponsabilidad de los administradores del Estado, al aceptar que no cuentan con los fondos para aplicar el aumento salarial a los docentes prometido por el Presidente y la ministra de Educación. Solo fue un acto politiquero que buscaba atraer apoyo para el candidato oficialista en el pasado torneo electoral.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código