CONTROVERSIA

Educación y economía: el huevo o... Elda Maúd De León

¿Cuál disciplina debe tener primacía en lo relativo a la elaboración de la política educativa? En la página web del Ministerio de Educación (Meduca), no está la política educativa de este quinquenio ni la del pasado; lo que sí pude analizar fue la Reforma del Currículo de Educación Media que propuso la anterior administración.

Muchas personas tenemos una idea de cómo debería ser la escuela panameña, la que casi siempre entra en el campo de los deseos, pero una política es mucho más que generalidades. En ella, cada objetivo debe concretarse en programas, proyectos y actividades que promuevan su logro.

¿Cómo se calificaría al panameño actual? ¿Cómo se pretende que sea en el futuro? ¿De qué métodos nos valdremos para lograr que los niños de hoy alcancen ese “deber ser”? Y la parte más sensible para el Gobierno: ¿Cuántos recursos se requieren?, ¿es suficiente lo que se asigna hoy? Todos estos aspectos deben ser contemplados y armonizados.

La relación educación/economía es muy compleja; tanto es así que las investigaciones hechas por el Instituto Internacional de Planificación Educativa (IIPE /Unesco) arrojan una serie de controversias. Una es si el incremento de escolaridad es un prerrequisito o una consecuencia del crecimiento económico. Otra se da en la relación educación/empleo: unos plantean que el producto educativo debe adecuarse a las demandas del mercado laboral, mientras que la otra parte cree que esto es posible solo si la economía es planificada de manera central por el Estado y que en los países en desarrollo la expansión del sistema educativo es debida al acelerado incremento de la demanda social y no del mercado laboral. En cuanto al desempleo, hay quienes piensan que una población “muy educada” es su causa, mientras que un grupo significativo opina que la “sobreeducación” es un chivo expiatorio para justificar la existencia del problema.

El tema más controversial es el relativo a educación/ingresos, pues tiene como marco teorías económicas muy contrapuestas: la tradicional del capital humano, que dice que la competencia por empleo se da a nivel de formación y, por otro lado, la del mercado laboral segmentado, que aduce que el grupo de poder se reproduce en el empleo sin importar su nivel educativo. En síntesis, en la relación educación/economía, lo que persiste es el desajuste entre ellas.

De la Reforma de la Media se deduce que la finalidad del Meduca era lograr que los jóvenes de 17/18 años pudieran conseguir un empleo. Probablemente, la política hablaba de la “formación integral del ciudadano …”, pero el equilibrio del pénsum se rompía porque al área humanista se le recortaban radicalmente las horas, mientras que al área tecnológica se le aumentaban, también radicalmente. ¿Podría el joven continuar en la universidad con esa desventaja en cultura general?

Desde la década de 1980, el IIPE propuso una educación generalista de calidad para toda la enseñanza media con dos opciones: seguir la universidad o ingresar al campo del empleo después de pasar por una especialización de corta duración. La idea es flexibilizar la oferta educativa en momentos en que los rendimientos acelerados de la tecnología pueden transformar el mercado laboral existente. Una media generalista debe cambiar los objetivos en razón de desarrollar la reflexión, la creatividad, la capacidad para elaborar hipótesis y resolver problemas, para buscar información y aplicar lo investigado, para trabajar individualmente y en equipo.

Educar no es tarea meramente técnica, es también de desarrollo cultural y espiritual.

Negar el valor intrínseco de la educación es inconcebible y limitarla a la posibilidad de obtener empleo en países en que la oferta de trabajo es escasa y muy poco diversificada es impedir el desarrollo individual y, por tanto, retrasar el avance social y político de la nación.

Desde el Renacimiento se planteó que el estudiante es “una semilla” y que la educación debe facilitar que desarrolle autónomamente la historia escrita por la naturaleza que trae consigo. Si aceptamos esta premisa, un principio de la política educativa debe ser mejorar las condiciones escolares para que las potencialidades de los estudiantes se desarrollen de modo efectivo, sin encajonarlos en el saber fosilizado por el tiempo, ni en el adiestramiento para un trabajo que probablemente se esfume en breve lapso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código