REFLEXIÓN

Sobre Einstein, Hawking y la verdad: Robin Rovira Cedeño

Tomando como premisa que el universo está gobernado por leyes apodícticas, razón por la cual Stephen Hawking dijo: “Uno no puede discutir con un teorema matemático”, bien podemos decir, entonces, que “verdad” es todo aquello que se sujeta a la ley. Pero, ¿a qué ley? ¿A la ley del hombre o a la ley de Dios?

Cuando trajeron ante Jesús a la mujer adúltera, los doctores de la ley le dijeron: “Según la ley, esta mujer debe ser apedreada”. Jesús les dijo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. Acto seguido, todos se marcharon, acusados por su conciencia, sin aplicar lo que demandaba la ley.

Es mi opinión, el gran dilema al que se enfrenta la humanidad es sujetarse a la preeminente ley universal llamada “conciencia”, porque, en ella radica esencialmente la verdad. Digo esencialmente, porque la humanidad no puede ignorar que es parte de un todo llamado universo, razón que llevara a Hawking decir, también: “Limitar nuestra atención a cuestiones terrestres sería limitar el espíritu humano. El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento”. Aquí radica el riesgo de las leyes que crea el hombre ahora. Estas son, en su mayoría, producto de una ilusión, pues no trascienden al sentido universalista de la humanidad.

Al respecto Einstein dijo: “Antes de ser hombres de ciencia, deberíamos ser hombres”. Esta es la razón por la que los doctores de la ley estaban más interesados en apedrear a la mujer que en rescatarla; porque, antes de ser hombres de leyes deberían haber sido hombres… de conciencia. Cuando Einstein dijo esto no estaba sino apelando a esa conciencia universal que el hombre debería tener, a fin de que su conocimiento no fuera una ilusión, sino, efectivamente, pudiera traducirse en “verdad”. Este sentido o conciencia universal, al que la humanidad debe aspirar, fue lo que llevó a Einstein a decir en otra ocasión que “un hombre debe buscar lo que es y no lo que cree que debería ser”.

La falta de conciencia o sentido universal nos hace empeñarnos más en castigar o derramar sangre, que en rescatar. Hawking lo dijo en estos términos: “Un ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros universo… Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto…. algo así como una ilusión óptica... Esta falsa ilusión óptica es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos a las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea debe ser el liberarnos de esta cárcel ampliando el círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a la naturaleza en conjunto en toda su belleza”.

Termino con una frase de Einstein: “Temo del día que la tecnología superará la interacción humana. El mundo tendrá, entonces, una generación de idiotas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código