JUGARRETAS POLÍTICAS

Elecciones 2014 (I): I. Roberto Eisenmann, Jr.

En estos momentos ya existen dos candidatos presidenciales producidos por las primarias que exige la ley a los partidos políticos: Juan Carlos Varela, en el panameñismo y Juan Carlos Navarro en el PRD. Luego de negociaciones multipartidarias parece ser que el Partido Popular será aliado del panameñismo. Falta la candidatura de Cambio Democrático (CD), cuyas primarias están programadas para el 12 de mayo, y su aliada facción entregada del Molirena.

Aun cuando los tres precandidatos del CD fueron alentados a participar en las primarias por el Presidente [quien en secreto le sopló a cada uno (a) “tú eres mi candidato (a)”], se percibe que el “ganador” será Arias... aunque en estos momentos no pareciera que terminará siendo el candidato.

Aún no hay claridad y bien podría ser que el candidato final del CD saldrá por carambola, postulado por la facción gubernamental del Molirena y que, por medio de una alianza, se convierta en el candidato del CD.

La pretensión máxima es que la carambola sea de dos bandos –adicionando al panameñismo vía una candidatura de Alberto Vallarino– para “reconstituir la original Alianza CD-panameñismo”, cumpliendo así con el compromiso de que en esta vuelta la cabeza sería panameñista.

Para lograr esto tendrían que resolverse dos asuntos muy difíciles: la aceptación de Alberto Vallarino, en lo que sería un gran desacierto político de su parte, y una segunda bajada de Juan Carlos Varela, que veo poco factible.

En toda esta complicada jugarreta política, el Presidente –como siempre– hace gala de la movida, que es convencer a los adversarios políticos de que está demasiado desquiciado como para acatar las reglas normales del juego institucional político. El mensaje es: “o cumplen mis exigencias o pateo la mesa institucional, se forma la pelotera en el país y perdemos todos”.

La conclusión es que en estos momentos estamos aún lejos de la definición definitiva de las candidaturas que quedarán, además de que –lo que es peor– ni siquiera es seguro que se dará un proceso electoral según la Constitución y legislación vigentes.

Esto significa que los políticos (todos, incluyendo los noveles precandidatos del CD) tienen que iniciar su actividad como si afrontaran un período electoral normal y al mismo tiempo estar preparadísimos para una lucha a favor o en contra de toda la sociedad, si el Presidente acorralado y desquiciado patea la mesa institucional, procurando destruir del todo el sistema democrático para quedarse, ya sea como candidato sin derecho constitucional o convocando una constituyente que prolongue su período. Ahora, partido que no manifiesta claramente desde el presente cuál sería su reacción ante la pateada de la mesa institucional no es de confiar; o somos demócratas al 100% o no lo somos. En esto no hay medias tintas posibles.

Yo confío en que todos los partidos (excepto el CD, cuyo dueño absoluto sería quien provocaría la crisis) acompañarán a la sociedad a paralizar el país si se produce la pateada institucional.

Una posdata sobre las encuestas, ya que en mis tiempos de director de La Prensa las inicié. Por el momento no son realmente indicativas, porque hasta que estén definidas las candidaturas presidenciales y sean encuestas “cerradas” (entre candidatos finales definidos) no indicarán la verdadera intención de voto.

Lo cierto es que en este período por venir la sociedad no partidaria (50% de la población) es tan importante como los partidos, ante el peligro que afronta la democracia.

Así veo las cosas en este momento. Usted, compañero ciudadano, ¿cómo la ve?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458