OFERTA Y DEMANDA

Elecciones 2014, ¿quién da más?: Antonio Saldaña

En las elecciones generales a celebrarse en mayo de 2014, en Panamá, no se enfrentarán proyectos contrapuestos, por ejemplo, el plan oligárquico tradicional versus un programa de corte popular; y tampoco dirimirán el poder corrientes ideológicas diferenciadas. En verdad, se disputarán el poder político del Estado desde la perspectiva política fracciones de la oligarquía, y desde la óptica social será una lucha interburguesa.

Dicho de otra manera, veremos contendiendo por el poder a grupos económicos poderosos en el gobierno contra grupos económicos importantes en oposición; el panameño de a pie, en el peor de los casos, será un “convidado de piedra” y en el mejor, simple clientela política. Así las cosas, tampoco es cierto como afirman algunos especialistas que se producirá una polarización en el seno de las fuerzas de oposición, ello negaría lo que ha sido una constante histórica electoral en el decurso de la República, esto es, que la polarización electoral siempre ha sido entre fuerzas progubernamentales contra partidos de oposición. Con relación a los partidos políticos que intervendrán en la venidera contienda electoral, todos –a excepción del minúsculo Partido Popular– han derivado en empresas electoreras de clientela política y todos, de una u otra forma o en mayor o menor medida, representan los intereses del gamonalismo neoliberal.

En consecuencia las ambiciones políticas desmedidas estarán a la orden del día, por lo que ningún pretendiente de “la silla de San Felipe” querrá sacrificar sus aspiraciones. Pronosticamos una contienda electoral con, al menos, cinco candidatos presidenciales. Por otro lado, de la misma manera que en las elecciones de 2009 se quebró el paradigma de la alternancia en el gobierno del bipartidismo (PRD–panameñismo); en las elecciones de 2014 podrían deshacerse dos arquetipos electorales. El primero, que la reelección presidencial (de viabilizarse jurídicamente) no gana las elecciones y, el segundo, que la alianza electoral de gobierno pierde las elecciones.

En cualquiera de los prototipos antes mencionados, el escenario electoral será el de una oposición –incluyendo las probables candidaturas independientes– atomizada en tres o más candidatos presidenciales y una alianza gubernamental –por lo que significa el poder en nuestras imperfectas democracias latinoamericanas– más vigorosa y consolidada en una sola candidatura presidencial.

En tales circunstancias, no vislumbramos un torneo electoral de propuestas políticas, de programas de gobierno; por el contrario, lo que se avecina es el ataque personal, la descalificación política y, peor aún, presagiamos que las elecciones de 2014 serán convertidas en un bazar electorero de oferta y demanda, en el que la victoria será alcanzada por quien más dádivas ofrezca a la alucinada clientela electoral. ¡Así de sencilla es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829