REFLEXIÓN

Encuestas contra conciencia: Rodrigo Tomás Sang De León

Las encuestas son hoy un tema de moda entre los miles de electores panameños, que el próximo 4 de mayo acudiremos a las urnas a elegir a la persona que dirigirá los destinos del país. Como profesional de la mercadotecnia, confío en estos instrumentos de medición de la opinión pública como mecanismos válidos para implementar diferentes estrategias de campaña. Vale la pena aclarar que la veracidad de las encuestas dependerá siempre de lo juiciosa que sea la empresa encuestadora en las muestras que tome.

Los responsables de las campañas también hacen sus propios sondeos y así miden la efectividad de las estrategias que implementan para llevar a su candidato al triunfo. Por supuesto, no caerán jamás en el error de actuar de acuerdo a los resultados que quieren escuchar, sino con base a la realidad que les refleja el estudio del mercado electoral.

Las encuestas contratadas por algunos medios de comunicación social en ocasiones podrían estás influenciadas por la tendencia política de los dueños del medio. Para ellos –dependiendo de su seriedad– no es tan importante reflejar el sentir de electorado, y podrían utilizarlas para tratar de manipular a la opinión pública que, por negligencia ciudadana, se rehúsa a hacer el ejercicio de suma y resta de las virtudes y defectos de los candidatos.

Las pasadas elecciones presidenciales en nuestro hermano país Costa Rica fueron un ejemplo claro del mensaje que pretendemos dejar en los estimados lectores. Allá las encuestas daban por vencedor al oficialista Johnny Araya con un 39%, inflaba al izquierdista José Villalta con 26% y ponía al opositor Luis Solís con 7%. El día de la elección ganó Solís con 30%, seguido de Araya con 29% y Villalta con 17%. Viendo este ejemplo, los ciudadanos tenemos la obligación de emitir nuestro voto a favor del candidato que, según nuestra conciencia, sea el mejor para la Presidencia. Somos nosotros –no las encuestadoras– los que determinamos a quién elegir.

Escucho comentarios que me parecen irresponsables, tales como que los que no estamos de acuerdo con el actual gobierno tenemos que poner a un lado nuestros ideales y votar por el que vaya de segundo, contra el candidato del Cambio Democrático. Los problemas de pérdida de institucionalidad no se resuelven votando por el que va de segundo (esto no es carrera de caballos), sino por el que ha dado muestras fehacientes de querer hacer un cambio real en la forma de gobernar. ¿Quién está de acuerdo con cambiar la obsoleta Constitución militarista y quién no? ¿Quién propone medidas para devolverle la dignidad humana a los ciudadanos menos privilegiados? ¿Quién plantea castillos de arena que son irrealizables?

El futuro del país depende de nosotros. O ejercemos el sufragio en función del dictamen de las encuestadoras o seguimos el ejemplo de nuestros hermanos costarricenses y votamos por lo que nos dicte la consciencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código