DESCALIFICACIONES

Encuestas, campañas y pérdida de tiempo: Daniel R. Pichel

Las reacciones no se hicieron esperar. Como siempre, quien lidera la encuesta considera correctos los resultados, mientras que aquellos que no obtuvieron lo que aspiraban encuentran todos los errores posibles y desvirtúan las conclusiones. Eso sí, la cantidad de expertos en estadística que han aparecido en Panamá en estas dos semanas me ha dejado perplejo. Cualquiera que de números solo domina los de su celular, opina con un tono de autoridad que, si no fuera por lo ridículo que se ve, daría risa.

Lo más importante al analizar encuestas es entender la metodología. Por eso, si se cambia el método, los resultados serán diferentes porque se miden cosas diferentes. Especialmente, si se tratará de predecir un resultado electoral, se debe tomar en cuenta solamente a quienes manifiestan su intención de votar, que serán los que participarán el día de la elección. Si a eso se suman cambios puntuales, como la definición de candidatos por parte de los tres partidos más importantes, lógicamente los resultados deberán perder mucha dispersión y se concentrarán agrupando a quienes apoyan a individuos o partidos que ahora cuentan con un candidato claramente identificado. Aún así, creo que esas encuestas deben incluir la opción de “voto en blanco” para quienes pensamos que las alternativas actuales no merecen apoyo.

Los argumentos contra la dichosa encuesta son tan contundentes y analíticos como: “ese resultado es imposible”, “eso está claramente manipulado” o “¿conoces a alguien que haya sido encuestado?”. Tampoco conozco a nadie que haya viajado al espacio, pero eso no supone que no haya viajes espaciales y que la vista desde allá sea impresionante. Estos análisis tan profundos, invariablemente van seguidos de la correspondiente descalificación de la encuesta, el encuestador y los encuestados. Para mí, lo más curioso es que si estos analistas están tan seguros de que la encuesta no es representativa, ¿por qué dedican tanto tiempo y energía a criticar los resultados? Si no creen en el sondeo, no se quejen y esperen el resultado final que sin duda les será favorable... ¿O será que no están tan seguros de lo que dicen?

Mientras tanto, las campañas siguen su curso, con algunas actividades y conductas que nos hacen predecir la clase de circo que nos espera. Para comenzar, vimos cómo, en el Desfile de la Etnia Negra en Colón, uno de los candidatos presidenciales salió vestido con un traje que más parecía una burla que una genuina identificación con el grupo afroantillano. Solamente le faltó pintarse con betún al mejor estilo de Al Johnson en El Cantante de Jazz. Después de ver aquel derroche de ridiculez no pude evitar imaginarme lo que haría en el Festival de la Pollera vestido con tembleques o con las trenzas que suelen acompañar a la basquiña. Finalmente, votos son votos...

Desafortunadamente el ganado no vota, porque sino quién sabe si veríamos a algún candidato en Tanara, con rabo y cuernos postizos con tal de conseguir votantes para el día de la elección. Sin duda, esto de ser presidente debe ofrecer algo muy bueno para que se esté dispuesto a hacer semejantes ridiculeces.

Pero, hablando de publicidad electoral, ahora vienen las primarias del PRD. Aunque es difícil que algún político pueda sorprendernos, nunca deja de aparecer alguno que se obnubila con el entusiasmo del momento y pronuncia alguna frase de esas que seguramente serán las que marcarán el resto de su vida política. Así, uno de los candidatos a alcalde propuso crear una beca mejor que la beca universal. Propuso crear la “beca interplanetaria”. Sí, así mismo, beca interplanetaria. Como era de esperarse, en las redes sociales aparecieron caricaturas y montajes fotográficos rememorando Mi marciano favorito, propuestas de montar un centro de campaña en una nave espacial de La Guerra de las Galaxias, seleccionar al maestro Yoda para candidato a la vicealcaldía o incluir en la campaña la frase “llevaremos la educación al infinito y más allá”, ilustrado con el simpático Buzz Lightyear de Toy Story.

La otra sorpresa de un candidato deseándole cosas buenas a su contendor en las primarias. Parece un extracto de El Padrino o de El Patrón del Mal. Y la explicación de que es “un vacilón” suena muy poco convincente. De veras que las grabaciones no son el fuerte de algunos políticos.

Mientras, el candidato del Gobierno hace campaña hablando más del presidente que de sus planes a futuro. Los panameñistas guardan un “elegante silencio” dejando que sus aliados del Partido Popular salgan a los medios a hablar de “alianzas programáticas” que seguramente van de la mano de algunos espacios políticos. Finalmente, de eso se trata la política. De llegar al poder para, desde allí, producir cambios que favorezcan bien a las “grandes mayorías” o simplemente a “las minorías de amigos”.

Mientras tanto, yo propongo la campaña: “Conoce tu tránsfuga” en la que se pongan fotos de todos los saltimbanquis por circuito y corregimiento. Así los vamos conociendo.

Por ahora, con este panorama en el horizonte, sigo pensando en el voto en blanco como una alternativa. Al menos hasta que alguno de los candidatos se disfrace de torero con capote y traje de luces. Eso, no me lo quiero perder...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código