DIPLOMACIA

Estrategia geopolítica de Panamá: Miguel Antonio Lee Ho

Con la reciente aprobación legislativa para el establecimiento de una carrera diplomática y consular en el Ministerio de Relaciones Exteriores se ha dado un paso formal organizativo muy importante para lograr la profesionalización del servicio exterior panameño.

Los cambios en las relaciones internacionales están ocurriendo de manera acelerada e intensa. La cooperación y los conflictos entre los pueblos y países en el siglo XXI requerirán de esfuerzo y atención permanente por parte de la diplomacia panameña, dejando de lado la imagen de nuestros diplomáticos de primordialmente atender fiestas y cocteles y ocupar oficinas carentes de información económica, financiera y de promoción activa y actualizada del país y sin el entrenamiento o conocimiento necesario de la estrategia de relaciones internacionales del país, y en muchos casos haciendo declaraciones en el extranjero que evidenciaban dichas carencias.

En el siglo pasado la estrategia panameña requirió primero el reconocimiento por parte de Colombia de la separación de Panamá (el 3 de noviembre de 1903) como país territorialmente soberano e independiente, lo cual se logró con el Tratado de límites Vélez-Victoria (1924). Después el reconocimiento territorial como país pleno con el Tratado de límites Echandi-Fernández (1941) con Costa Rica; y finalmente con la recuperación y uso pleno soberano sobre nuestros recursos naturales en la antigua Zona del Canal, las bases militares y el Canal de Panamá, lo cual se obtuvo mediante el Tratado Torrijos-Carter (1977).

Los países de la región que no actuaron con una clara visión geopolítica y luces largas en su momento todavía afrontan serios conflictos limítrofes tales como los países centroamericanos y suramericanos.

Después de la devolución plena del Canal y las tierras y activos el 31 de diciembre de 1999, se ha formado un vacío programático respecto al norte que debe seguir nuestras relaciones internacionales y visión geopolítica.

Nuestra política internacional se ha orientado a ser más reactiva, casuística y oportunista, para mitigar crisis, conforme a las circunstancias que aparezcan. Falta la expresión de una visión geopolítica integrada e intencional, donde los esfuerzos internacionales y las políticas de nuestro país se integren a la consecución a largo plazo de un objetivo estratégico nacional.

Cómo podemos seguir nuestro quehacer nacional sin tomar en cuenta explícitamente el impacto que la ascensión de China a ser la primera potencia mundial económica y militar dentro de dos décadas, el declive de Estados Unidos y Europa, la expansión de Rusia, India, Brasil y el desplazamiento del centro económico mundial del Atlántico al Pacífico. ¿Qué significará esto para nuestro sistema monetario y una economía basada en servicios y en el dólar y en los flujos migratorios y la sociedad futura panameña? ¿Qué significará esto para nuestros alineamientos políticos actuales? ¿Será que ya es hora de proactivamente posicionarnos internacionalmente para sacar la mayor ventaja posible a esos cambios estructurales a nivel mundial?

Mientras no tengamos una clara visión y expresión de nuestra posición geopolítica presente y futura de las relaciones internacionales y Panamá, continuaremos siendo incluidos arbitraria y unilateralmente en listas grises y negras de países “amigos”; seremos vistos como un país que se le puede presionar gratuitamente por no tener una capacidad efectiva y coherente de reacción.

La tarea inmediata del actual Consejo de Relaciones Exteriores sería preparar una declaración de visión de Estado para las relaciones internacionales junto a un programa de acción geopolítico a fin de capacitar al servicio exterior y unificar todos los esfuerzos internacionales del país en diferentes áreas en un coordinado logro de los objetivos a largo plazo de nuestra política exterior, y que no se constituyan en acciones aisladas y muchas veces improvisadas e incoherentes.

Como la transformación de la estructura mundial requerirá de algún tiempo más, aún tenemos un colchón de espacio temporal para retomar la senda apropiada (lo que no es el caso con los temas de degradación ambiental) sin mayores complicaciones y costos, que es el caso de los países que entran tardíamente a una estructura ya consolidada y funcional como lo fue el caso de la entrada de Panamá a la OMC (Organización Mundial de Comercio).

Finalmente, recordemos que al igual que Alicia, estando algo desorientada al llegar a una encrucijada de caminos, le pregunta al Gato que estaba en un árbol, “¿qué camino debía tomar?”; y este le contestó que eso dependía de “a dónde quería ir”… (o terminar).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código