TERRORISMO ISLÁMICO

Europa, un volcán en erupción: José A. Friedl Zapata

Europa, un volcán en erupción: José A. Friedl Zapata Europa, un volcán en erupción: José A. Friedl Zapata
Europa, un volcán en erupción: José A. Friedl Zapata

Un fantasma está recorriendo Europa en estos meses desparramando sangre, miedo y anunciando un futuro sombrío e incierto para sus habitantes. El enemigo es el terrorismo islámico. Hace pocos meses, el ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, advirtió que de acuerdo con informaciones fiables, el Estado Islámico se preparaba para provocar un desastre humanitario en Europa como parte de su estrategia para establecer califatos futuros en el continente.

Dirigentes europeos como Angela Merkel y François Hollande han tenido que corregir drásticamente su estrategia ante los alarmantes atentados que se suceden y la invasión de inmigrantes que asola a Europa. El caso más rampante de oportunismo político lo representa la canciller Merkel, que ha hecho un giro de 180 grados en tan solo pocos años. Mientras que en 2010 afirmaba que “el multiculturalismo en Alemania es un fracaso total” y que los esfuerzos de su país por construir una sociedad multicultural no habían dado frutos, en el año 2015 Mamá Merkel, como la llaman ya muchos de los inmigrantes, abría las puertas para recibir unos 800 mil inmigrantes. Pero, ante las masivas críticas dentro de su país y su propio partido, echó atrás y reduce las cuotas.

Que Europa es un volcán en erupción lo demuestra la realidad actual y la perspectiva futura del continente y esto no tiene nada que ver con islamofobia sino que el islam está lentamente colonizando el Viejo Continente. En Bélgica, el 24% de la población ya es musulmana, y la mitad de los bebés nacidos allí llevan nombres relacionados a esa religión. En Holanda, también, la mitad de los bebés nacidos es de origen musulmán, y en tan solo 15 años las estadísticas muestran que la mitad de la población profesará la religión de Mahoma. En Francia, mientras tanto, en 40 años será la religión más practicada. Mientras las familias francesas, por ejemplo, tienen un promedio de 1.8 hijo, una familia musulmana tiene 8.1. En Francia ya hay más mezquitas que iglesias. En Inglaterra contamos con más de mil mezquitas, muchas de las cuales ocupan lugares que antes fueron iglesias. Son cifras realmente apabullantes. Incluso la literatura europea se ha hecho eco de esta realidad y del futuro incierto que puede transformarse en fantasmagórico para las poblaciones autóctonas. Tomemos los ejemplos de dos novelas muy leídas pertenecientes al género de la distopía y que “hablan de un futuro que no es seguro, pero plausible”, como diría el filósofo contemporáneo francés Alain Finkelkraut. Nos referimos a la novela Sumisión, del polémico e irreverente Michel Houllenbecq, publicada en el año 2015, y a la novela El campo de los santos, del escritor también francés Jean Raspail, reeditada en 2011. En la primera se hace referencia a que en el año 2022 asume como presidente de Francia el islamista Mohamed Ben Abbes. En la segunda presenciamos el desembarco masivo de inmigrantes al sur de Francia, a la Riviera, quienes se niegan a asimilar la cultura occidental.

Como afirma el presidente francés, Europa está hoy en guerra contra el terrorismo islámico, pero la realidad nos muestra que las armas no alcanzan para vencerlo. Al Estado Islámico no se lo destruye solo en el plano estrictamente bélico. Para enfrentar una guerra de este tipo es necesario robustecer la propia identidad y esclarecer los valores que nuestras sociedades occidentales desean preservar. En Occidente matamos a Dios (Dios ha muerto, Nietzsche), derrumbamos la centralidad del hombre (el hombre ha muerto, Foucault). Vivimos una época de relativismo moral con deconstructivistas como Derrida. Terminamos aceptando al igualitarismo y al relativismo cultural como lo más importante, disolviendo así, todo sentido de nuestra existencia individual y social.

El volcán europeo en plena erupción se apagará solo con ideas. Pluralismo sí, pero no claudicación ante un islam combativo, intolerante, que no está dispuesto a ningún tipo de integración. El presidente italiano, Sergio Mattarella, a fines de noviembre de 2015, expresó ante el Parlamento Europeo que Europa está hoy día herida debido al terrorismo islámico y que la crisis con los refugiados la debe encontrar más unida que nunca dado que “nuestros conceptos en común, nuestra forma de ser, de pensar, están en grave peligro”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código