PLANIFICACIÓN

Evitemos nuevas crisis: Alejandra Joseph

En Panamá reina la improvisación, es un hecho. No importa cuánto nos esforcemos por defender nuestra posición como uno de “los países más modernos de Latinoamérica” la realidad es muy diferente.

¿Cómo esperamos llegar a estar, hombro con hombro, con países mucho más desarrollados, cuando no podemos cumplir con el principio básico de la planificación? Cuando hablamos de mejora continua y tomamos como referencia el conocido ciclo de Deming (planear, hacer, verificar y actuar), vemos que la base de toda estrategia de desarrollo y mejora es la planificación; muchos podrían estar en desacuerdo diciendo que en este país lo que más se hacen son planes y más planes, pero al observar nuestra situación actual esto dista mucho de ser cierto. Tal vez tendríamos que profundizar en ver cómo se están realizando y si realmente establecen todos los aspectos para que sean exitosos.

Partamos del hecho de que los distintos proyectos (digamos licitaciones para expansiones, de modernización del transporte, etcétera) y la misma gestión gubernamental cuentan con una planificación, y que esta es coherente con la realidad actual. Digamos también que se ejecuta de acuerdo a lo proyectado. Ahora ¿dónde está la clave? Está en que en la mayoría de los casos cuando estamos ejecutando, se “olvida” un aspecto fundamental: el seguimiento y la medición.

Y coloco “olvida”, porque muchas veces si se tenía establecido, no se le da prioridad ni recursos para que la fiscalización realmente se dé. Es en ese momento cuando se pierde información valiosa para continuar con el ciclo de mejora. No se analizan los datos obtenidos ni se buscan tendencias, por lo tanto, no se aplican las acciones correctivas ni preventivas para iniciar nuevamente el ciclo de planificación, solo que esta vez tomando en cuenta las lecciones aprendidas.

Muy por el contrario, cuando ya los fallos son tan evidentes que inicia la bola mediática a través de reportajes y tuits, es entonces que se corre a ver cómo se emparchan los problemas. ¿Por qué se tiene que llegar siempre a la crisis? ¿Por qué se llegan a acciones drásticas como las que estamos viviendo? Hoy es la luz y, de seguro, si continuamos así en dos semanas será el agua; miremos lo que pasó con el transporte. Las campañas de concienciación, las jornadas de limpieza, los mantenimientos preventivos, la educación, el cambio de paradigmas, deben estar presentes siempre y formar parte de la gestión de todos los gobiernos sin importar la procedencia política.

Cómo es posible que se escuche: “es que no habíamos contemplado X y Y”, “es que pensamos, creíamos, esperábamos”. Cuando tienes hechos no es necesario esperar y creer, porque puedes basar tus decisiones en puntos concretos. Los fenómenos de El Niño y La Niña no son recientes y aunque siempre van a existir variables que no se puedan controlar, las acciones de mitigación y prevención deben ser una prioridad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código