SOCIEDAD

Evitemos el caos en las provincias: Rolando Caballero Navarrete

Viendo, como todas las mañanas, las noticias en los diferentes medios de comunicación social, he comprobado que los problemas que aquejan a la ciudad de Panamá comienzan a alcanzar a mi pequeño David, cabecera de la provincia de Chiriquí.

Los residentes en “el interior”, como suelen decir las personas que viven en la capital, tenemos que soportar por horas noticias que solo competen o afectan a los capitalinos y a los moradores de las áreas cercanas.

No reportan, en cambio, que en David cada día aumenta el tráfico vehicular y el movimiento comercial en todas sus calles y avenidas que, por cierto, son las mismas desde hace varias décadas, porque poco se ha hecho para construir nuevas.

Pero el problema no estriba en el movimiento comercial, si no en que no hay una sola calle o avenida del centro comercial de la ciudad por donde puedan circular dos vehículos, uno al lado del otro, ya sea en un sentido o en sentidos opuestos. Esto se debe a que las autoridades locales, municipales y nacionales no ha planificado eficientemente el uso de los estacionamientos, y lo conductores los estacionan a orillas de las vías, provocando cuellos de botella o embudos que perjudican el libre tránsito y que obligan a otros conductores y peatones a sortear estos obstáculos para no colisionar o ser arrollados.

La situación se complica más cuando los grandes vehículos de carga, camiones y las conocidas mulas, transitan por el centro tratando de despachar sus mercancías. Esto hace que conducir sea un reto y una prueba de paciencia; en lugar de restringir las horas y días de reparto. Si bien es cierto que no tenemos los mismos problemas que hay en la capital, ya es hora de hacer algo para prevenir que la situación llegue a esos niveles.

Las autoridades municipales deben implementar un plan de señalización adecuada, que incluya el sentido en que se puede conducir en las calles, para evitar las decenas de vehículos que manejan en contravía; además, hay que pintar líneas amarillas para evitar que los conductores se estacionen a ambos lados de la vía.

Los funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre deben sancionar a los dueños de vehículos mal estacionados, a los que se estacionan en contravía, eliminar las líneas de seguridad en esquinas y reubicarlas 20 metros antes para la seguridad de los peatones.

Estas son soluciones simples, rápidas de ejecutar y baratas para el municipio y las autoridades nacionales. Estoy seguro de que si se aplican, ayudarán a agilizar el tráfico en la ciudad, previniendo los agobiantes tranques que se producen en la capital.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código