SOCIEDAD Y GOBIERNO

Examinémonos... ¿qué nos pasa?: I. Roberto Eisenmann, Jr.

En su magnífico libro Diálogo de Conversos (que recomiendo a todos los lectores), de los chilenos Roberto Ampuero y Mauricio Rojas, estos hacen un análisis del momento político que se vive en Chile y en el continente, donde la desafección ciudadana para con sus “representantes” políticos es abrumadora. Una especie de “malestar del éxito”... todo un sentimiento a partir de la comparación entre lo que somos y tenemos, y lo que podemos llegar a ser y tener.

Debido a las redes sociales, existe la aparición en escena política del ciudadano “contestatario” y, paralelamente, además han surgido ciudadanos más indiferentes o más “privatizados” que, seguramente, forman mayoría silenciosa, aun cuando son bastante invisibles.

Por esto es difícil entender lo que está ocurriendo y muchos analistas políticos ofrecen viejas respuestas ante preguntas y demandas radicalmente nuevas. Hoy iniciamos el nuevo año 2016. A la luz de los comentarios iniciales examinémonos, mirémonos en el espejo a ver si logramos entender qué nos pasa. Veamos algunas cosas importantes que han ocurrido o están ocurriendo, y nuestras reacciones sobre estas.

1. En un acto de madurez política el pueblo panameño, con su voto masivo, expulsó del gobierno a una pandilla de corruptos y se decidió por una política distinta alejada de los negocios; un gran positivo. La economía crece a un ritmo de 6.5%, el más alto de las Américas, con una inflación de 1%, la más baja en Latinoamérica; sin embargo, solo escuchamos quejas sobre lo “dura que está la cosa”.

2. En el sistema judicial se acaba de pasar por un inédito proceso de selección participativa para el nombramiento de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en el que no se escogió a ninguno de los supuestos “ungidos”, y el Presidente no conocía a los que nombró, pero seguimos quejándonos, incluso previo a la toma de posesión de los nuevos magistrados.

3. Nos quejamos a diario porque Juan Carlos Varela no es un mesías, sino un hombre lento, de poco liderazgo.

Yo repito que cada vez que siento frustración con su gobierno, recuerdo de dónde venimos ¡y se me quita la frustración en forma súbita! En esta etapa de nuestra historia lo que menos necesitamos son líderes mesiánicos que “lo van a resolver todo”.

4. En cuanto a los corruptos, se sigue escuchando el estribillo sin sentido “no pasa ni pasará nada”. Les recuerdo que hay un magistrado, expresidente de la CSJ, preso y condenado. Hay un expresidente de la República, con orden de arresto preventivo, que anda huyendo, lo que –como mínimo– es una aceptación de culpabilidad.

Además, hay siete exministros y un exvicepresidente detenidos, de forma preventiva. O sea, algo que jamás se había visto este país… y todavía se dice: “¡no pasa nada!”.

5. Estamos por concluir en este año la expansión de nuestro Canal de Panamá, la obra más importante del continente y de las más importantes del mundo, pero hay sindicatos del Canal que para negociar sus contratos colectivos, en vez de negociar con firmeza, se dedican a insultar y procuran tumbar al administrador, lo que sentaría un precedente trágico para el país. Cada día hay más quejas sobre la Autoridad del Canal y contra el administrador quien, a pesar de ellas –y gracias a su firmeza– logrará que se termine la obra.

6. Acabamos de lograr un consenso –el primero en ocho años– para aumentar el salario mínimo 8.5% y lograr una mecánica para futuros aumentos, pero siguen las quejas.

Así, podría seguir con positivos que según los “ciudadanos contestatarios” son negativos.

¿Que si a mí me gusta todo lo que hace el presidente Varela? ¡Claro que no! No me gusta la contratación de Odebrecht ni la falta de cooperación internacional sobre sus casos de corrupción. No me gusta el abuso de medidas cautelares que puedan conducir a la impunidad, si se caen los casos.

No me gusta que se continúe con la militarización inconstitucional, “porque es apoyada por los estadounidenses”.

Hay muchas cosas que, como ciudadano, considero inaceptables, pero de allí a pensar que nuestro país es un desastre, hay un trecho muy largo. Creo que el balance es positivo y que, como ciudadanos –en vez de continuar con la queja parasitaria–, tenemos que darnos cuenta de lo positivo, oponernos a lo negativo y ser propositivos con lo mejor de nuestras capacidades para ayudar al país a convertirse en el que queremos tener.

Creo que ese aporte debería ser convocando nuevamente para analizar la actual Visión 2020 y, con nuestras autocríticas y aportes, elaborar de forma consensuada con diferentes sectores de la sociedad, provenientes de toda la geografía de la República, una nueva “visión y contrato social 2050” del país que soñamos, que queremos y que nos comprometemos a lograr.

Además, creo que como sugirió un analista de la TV, debemos aprovechar el año de la inauguración de nuestro Canal ampliado para presentárselo al mundo. ¿Quiénes se apuntan para iniciar este importante trabajo ciudadano?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código