SALUD PÚBLICA

¿Excelencia?: Leopoldo E. Santamaría

Hace algunos lustros, un experto en salud pública dictó un seminario sobre administración en salud, y durante el debate alguien preguntó por qué en Panamá, con cada ministro y con cada director del Seguro Social, las acciones son distintas; el profesor visitante dijo: “eso indica una sola cosa, ausencia de planificación y, se resuelve, definiendo, elaborando y ejecutando una política nacional de salud”.

Intervine diciendo: pero en Panamá, pareciera que nuestros especialistas en salud pública, con cada cambio de gobierno lo que hacen es revestir las improvisaciones de esos funcionarios, con el ropaje propio de la disciplina, como si no se atrevieran a ventilar siquiera el concepto del perfil epidemiológico, como requisito previo a la definición de las prioridades sanitarias. De modo que la política nacional de salud no existe, por eso, privan la improvisación, la incompetencia y la corrupción.

El maestro continuó: “En los países con los mejores indicadores de salud de la región se definen planes a cinco años y se establecen metas con plazos específicos, de modo que el presupuesto responda a las más apremiantes necesidades de los respectivos núcleos poblacionales. Y por razones de costo-beneficio, las tareas las cumple el personal más calificado y más comprometido con el plan nacional de desarrollo, porque se trata de lograr coherencia entre los distintos sectores, etc., etc”. Otro asistente preguntó: ¿Y qué pasa cuando un director no alcanza las metas establecidas? Muy simple –respondió el experto– deja de ser director.

En 2001, tuvo lugar una “tragedia médica”, como fuera calificada, con varios muertos por sobre irradiación; posteriormente las muertes debidas a envenenamiento por dietilene glycol; recientemente las muertes asociadas a la bacteria KPC y las muertes perinatales en Bocas del Toro, todo esto evidencia que la administración en salud es materia sumamente compleja y delicada; que exige competencia y responsabilidad. La calidad no atiende resoluciones, proclamas, premiaciones ni incentivos; en materia de prestaciones de servicios de salud, es imprescindible capacidad, conciencia, liderazgo, compromiso y voluntad para ejecutar un plan que debe preceder a la selección de un equipo con el perfil requerido para desarrollarlo.

En nuestro medio, y mientras prive la politiquería, seguiremos a la zaga, la “epidemia” de construcción de infraestructuras para atender la enfermedad, las coimas y los negociados son nefastos; de modo que a nadie debería sorprender que, según una encuesta encargada por La Prensa, “la Caja de Seguro Social sea la entidad con la que los ciudadanos están más insatisfechos; 68.9% de los consultados en la investigación se mostró “nada o poco satisfecho” con los servicios que brinda la CSS”.

Cuando se carece del perfil, sobre todo en los cargos ejecutivos, estos se dedican a hacer lo que mejor saben, improvisar, entorpecer o retrasar los procesos y a servirse del cargo; fenómeno que se reproduce en cadena, cerrando así el círculo vicioso de la inoperancia y del retroceso... ¿usted qué opina?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código