INTERROGANTES

El papa Francisco y Kirchner, una insólita relación: José A. Friedl Zapata

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205DXTh2J.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205DXTh2J.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205DXTh2J.jpg

Meses atrás escribí un artículo titulado “El papa Francisco, ¿es peronista?”. La respuesta se confirmó con los hechos, y ahora es legítimo preguntar si el Papa es kirchnerista. Presenciamos una insólita e inexplicable estrecha relación entre su santidad y Cristina Fernández de Kirchner, que le ha dado a la Presidenta el oxígeno necesario para sobrevivir la última etapa de su desastroso gobierno.

El Papa no tendría necesidad de apoyar a este personaje nefasto de la política argentina, sin embargo, la ha recibido ya tres veces en el Vaticano, la última el 20 de septiembre en el marco de un almuerzo privado en la residencia Santa Marta, donde debatieron durante tres horas, previo al viaje de la Presidenta a la reunión de las Naciones Unidas en Nueva York. Esto le sirvió para engalanarse de ser amiga del Papa, incluso mensajera suya en temas de educación global del Pontífice, concretamente el plan “Scholas Ocurrentes” que busca promover la paz mundial. Llevó también a Nueva York un mensaje del Papa al presidente chino Xi Pin, para invitarlo al Vaticano. Pero no solo observamos estos insólitos gestos de cercanía, que muy bien podrían ser llevados a cabo por la diplomacia vaticana, sino que el Papa repite una y otra vez la frase “cuiden a Cristina”.

Muchos se preguntan, hasta ahora en silencio, cómo una personalidad con investidura religiosa, moral y que es el faro del catolicismo puede apoyar a una persona notoriamente inmoral, acusada de enriquecimiento ilícito, incapaz de encausar un mínimo diálogo político constructivo en su país, devastado por una caprichosa política económica antimercado, con una inflación anual de más del 40% que destruye el tejido social de los argentinos. Es evidente que Kirchner y los políticos corruptos que la rodean abusan de esta supuesta “amistad” del Papa con fines políticos de sobrevivencia. Lo que es escandaloso también es que el Papa no solo reciba a la Presidenta sino a personajes impresentables de su gobierno, muchos con causas judiciales pendientes, y al grupo de choque de la Presidenta, La Cámpora, marxistas irredentos que hasta hace poco odiaban todo lo que se refiriera al Papa, y ahora son recibidos con bombo y platillo en el Vaticano. El jefe de este grupo, mano derecha de la Presidenta, Axel Kicillof, ministro de Economía, es el responsable del desbarajuste económico que sufre el país. Kicillof cuenta en su haber como mayor antecedente político el haber creado la agrupación universitaria Tontos Pero No Tanto (TNT). Esperemos que esta sigla no sea presagio para un final explosivo para Argentina.

Esta actitud de apoyo a la Presidenta por parte del Papa ha creado inquietud en la Iglesia, según se puede palpar en círculos del Vaticano, expresados ya por varios cardenales. Estos no logran entender cómo puede el Pontífice aparecer como simpatizante kirchnerista tras años de haberse enfrentado a ese movimiento y ser perseguido, criticado y ofendido. Y no solo eso, sino que fue justamente la Presidenta quien avaló un dossier contra el entonces cardenal Bergoglio, al que acusaran de cómplice de la dictadura militar. Este enfrentamiento duró hasta que fue nombrado Papa hace un año y medio, cuando la Kirchner, días después de su nombramiento, a regañadientes, apenas consiguió alegrarse, porque había un Papa latinoamericano.

¿Qué explicación tiene este giro radical, tanto del Papa como de la Presidenta? ¿Será que el Papa está siendo chantajeado por no haber protegido lo suficiente a curas revolucionarios durante la dictadura militar en Argentina? ¿Será que con este acercamiento quiere evitar un derramamiento de sangre en su patria? Difícil de detectar. Dada su sabiduría, perspicacia política y su conocimiento profundo de la Presidenta en particular y del peronismo, se impone la pregunta: ¿Qué cálculos para sí mismo, para la Iglesia y para la Argentina lo llevó a darle este sostén a un sistema corrupto, agónico? ¿O es que trata, hasta ahora en forma completamente infructuosa, de cambiarle el rumbo a la delirante política de Cristina? Son muchas las preguntas que por ahora no tienen respuesta. Los próximos meses nos darán nuevas pistas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código