IGNORANCIA CÍVICA

Funcionarios inadecuados: Carlos Guevara Mann

Funcionarios inadecuados: Carlos Guevara Mann Funcionarios inadecuados: Carlos Guevara Mann
Funcionarios inadecuados: Carlos Guevara Mann

El evento inaugural del Festival de Música Antigua, en Panamá Viejo (24 de febrero), transportó al público que prestó atención (muchos concurrentes chateaban) a una dimensión de musicalidad y armonía insólita en un ambiente contaminado por la estridencia y la algazara. Tuvo, sin embargo, una nota discordante (además del complejo de gorila del policía municipal, a la entrada): la colocación equivocada de la bandera nacional junto a las de España y la Unión Europea.

Lo noté hacia el final del recital, pues inicialmente no tenía vista del escenario. Cuando concluyó el programa, expliqué a una funcionaria de la Alcaldía de Panamá (una de las entidades patrocinadoras) que la enseña patria debió estar en el centro, según el texto único de la Ley No. 34 de 1949 (reformada en 2012):

Artículo 22. En los casos en que se enarbolen o se porten banderas extranjeras … se considerará como sitio o posición de honor que corresponde a la bandera nacional el lugar de la derecha en el caso de que las banderas sean dos; en el centro, a la derecha en caso de número par mayor de dos; y en todos los casos de número impar, en lugar central.

La subalterna del alcalde Blandón no prestó atención a mi observación (como tampoco lo hizo su interlocutor español, perteneciente a otra de las organizaciones patrocinadoras). Lo peor es que a la actividad asistieron varios “servidores públicos” (se comportan más como sátrapas que como servidores), ninguno de los cuales advirtió que nuestro emblema estaba mal situado.

¿Cuál es el nivel de formación cívica del personal que realiza funciones de gobierno? Evidentemente, muy bajo.

El suceso revela el legendario desprecio del funcionariado hacia los reclamos ciudadanos. En un Estado democrático, todos tenemos el derecho de presentar peticiones y hacer indicaciones a los funcionarios.

Estos, a su vez, deben responder decentemente y tomar determinaciones eficaces al respecto de lo solicitado (ver el artículo 41 de la Constitución Política). Para eso son servidores públicos, no para entronizarse en sus puestos (normalmente de corta duración, excepto si usted es magistrado del Tribunal Electoral) y aprovecharse de ellos para la figuración y el enriquecimiento.

El caso también evidencia una falta de patriotismo y conciencia histórica. En todas partes, la bandera es el símbolo fundamental de la nación.

Muchos panameños se inmolaron para que el pendón nacional ondeara soberanamente en nuestro territorio (como corresponde en todo Estado moderno). Frente a antecedentes tan poderosos es inexcusable que quienes tienen a su cargo una función pública (cualquiera que sea) permitan que se menosprecie la bandera panameña, como durante muchas décadas lo hicieron los agentes de la potencia extranjera que dominaba la vida nacional.

Ahora no es el emblema nacional de esa potencia el que prolifera, sino el de otros Estados, tanto en ventas callejeras como en los logos de bancos que, supuestamente, son istmeños. Al respecto, ninguna autoridad hace cumplir lo que dispone el texto único de la Ley No. 34 de 1949 (reformada en 2012):

Artículo 20. A los particulares se les permitirá enarbolar banderas de naciones amigas exclusivamente en los días feriados o sus días nacionales, siempre que se mantenga izada o colocada en sitio de honor una bandera nacional con las mismas dimensiones y de igual calidad.

Es lamentable la mentalidad colonial de funcionarios nada idóneos que con su desatención a las normas aplicables a los símbolos patrios permiten que se pisotee la dignidad nacional. En ninguno de los tantos países en que he estado he visto semejante desidia.

Su servilismo, aunado a su falta de patriotismo, su desprecio por los derechos ciudadanos y su ignorancia cívica contribuyen a la mala imagen de nuestro país. Por sus pésimas actuaciones, se nos ve como un pueblo de compraventa y mercachifles, de empleados públicos poco evolucionados que nos avergüenzan en foros internacionales con su charlatanería ramplona.

Por su mal proceder, los europeos no titubean a la hora de meternos en listas negras; los colombianos no tienen reparo en acusarnos de lavadores de dinero; a los estadounidenses no les incomoda exigirnos que nos unamos a sus aventuras militares, y los demás países nos irrespetan. Sencillamente, nos perciben como un pueblo al cual solo le interesan la coima, el seco y el Carnaval, gobernado por funcionarios inadecuados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código