PROTESTA

Gorilas patriotas ´colados´: Ariel Rodríguez

¡Qué patriotas! ¡Qué entregados a servir a la Patria! ¡Bravo! Colarse en medio de las delegaciones de colegios para lucir las galas militares, armas y aparatos de guerra, vale la pena. El pueblo debe saber que hay gorilas de nuevo en el ecosistema panameño.

Camuflados de guerreros –caras pintadas, comandos de fusiladores– ya llevan varias batallas ganadas. Combatieron a los rebeldes de Bocas del Toro, aplastaron y torturaron a los indómitos ngäbe buglé de la comarca y doblegaron, a plomo y tortura, a los cimarrones de Colón; torturaron y encarcelaron a los aguerridos obreros de la construcción en varias ocasiones. Bienvenidos de nuevo a Panamá, dicen los aficionados al masoquismo militar. Se sienten orgullosos de ver gorilas verdes con pasamontañas.

En 2010 hicieron un despliegue enorme, solo les faltó el portaaviones. Hubo un pequeño nivel de protesta en los medios y un par de voces críticas por esto. En 2011, se engalanaron de nuevo y desfilaron con paso de ganso, pero se moderaron en arrastrar cañones, tanques y torniquetes. Ahora, en 2012, desfiles patrios. El Ministerio de Educación organiza los desfiles e indica que la prioridad para los desfiles la tienen las delegaciones de los colegios. Desfilarán primero que cualquier otro tipo de delegación.

El teatro comenzó. Acto primero: ¡Noticia! Miembros de la Policía Nacional, vestidos de guerra para un desfile cívico, deciden que no seguirán la regla establecida. Ellos desfilarán cuando quieran. Se colarán en la fila. Acto segundo: la ministra de Educación se enoja y llora desconsolada, ante el abuso de los gorilas. Acto tercero: El ministro de Defensa de los gorilas es interpelado por los periodistas, ante este inaudito acto de desobediencia militar. Él declara: “Ya se puso brava (sic), ahora se tiene que contentar, qué más puede hacer”. “Lo mismo hice yo hace poco”. Acto cuarto: un espectador grita, “el hombre que irrespeta a una mujer le faltan kilos para ser hombre”. Acto final: La ministra termina llorando como destino fatal. Ella no se ha dado cuenta que los gorilas no le deben obediencia debida. Ella cierra sus ojos y se resigna.

Era tal la euforia primate, luego que se colaron en el desfile, que frente al “cuartel central” hasta el “general de división” les hizo la venia, con saludo militar ¡Bravo! Hay gorilas para rato. Lucían orgullosos, fastuosos e intimidantes. Las extintas Fuerzas de Defensa y Guardia Nacional estarían envidiosas del despliegue de la Policía Nacional de Panamá del siglo XXI. La pregunta de fondo es si la Constitución lo prohíbe, entonces ¿por qué existe un ejército? Si no existiera, hoy no habría ministra que contentar ni gorilas que tolerar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013